Público
Público

Google estrena su sistema operativo Chrome

La compañía del buscador reta a Windows ofreciendo su nuevo software a usuarios en EEUU, instalado en portátiles sin marca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ligero, orientado a internet y gratuito. Esos son los apellidos de Chrome, el nuevo sistema operativo de Google con el que el buscador quiere retar el dominio de Microsoft y su Windows. Diseñado a partir de software libre, Chrome OS irá preinstalado en una serie de portátiles que la compañía ha invitado a probar a una selección de usuarios y, a partir de 2001, en los portátiles de Samsung y Acer. Para apoyar el lanzamiento, Google también abre tienda de aplicaciones para su recién nacido sistema operativo.

'Estamos en un viaje a la informática en la nube', dijo ayer el presidente de Google, Eric Schmidt, en referencia al trabajo en red. 'Nos ha llevado tiempo, y que la red sea más veloz y más fiable', añadió, y confesó que, frente a la opinión de los fundadores, Larry Page y Sergey Brin, él nunca quiso que la compañía se metiera en el negocio del navegador y del sistema operativo hasta que se ha dado cuenta de que 'tenemos un programa que es veloz y escalable'.

La empresa asegura que será ligero, orientado a internet y gratuito

Aunque la convocatoria a la prensa a un evento de Google en San Francisco (EEUU) sólo hablaba de novedades en Chrome, sin especificar si se refería al navegador web o al esperado sistema operativo, la rumorología propia de la red apostaba por la segunda opción y la mejoraba: no sólo se trata del sistema operativo, sino que además iban a presentarlo instalado en un portátil, posiblemente un netbook. Casi aciertan. La primera versión pública de Chrome OS ya está aquí, pero no va en un ordenador con el logo de Google; irá instalado en portátiles de varios fabricantes aunque sin identificación concreta. Desde ya, pero sólo en EEUU, ofrecen a usuarios cualificados programadores, centros educativos y empresas enviarles unos equipos para probarlos.

Google anunció su proyecto de Chrome OS en julio del año pasado. Apoyados en la experiencia ganada con su navegador Chrome), los ingenieros del buscador habían diseñado un sistema operativo. Por su propio origen y filosofía, Chrome OS está pensado para la era de internet. Con muy pocas líneas de código por debajo, es poco más que una interfaz gráfica funcionando sobre una versión del sistema operativo libre GNU/Linux.

Las herramientas no están en el ordenador; se toman de la web

Las aplicaciones no están instaladas en el disco duro del equipo, como ocurre con el paquete Office de Microsoft, por ejemplo. Las herramientas se toman de la web. Si para ver lo que hacen los amigos se entra en la web de Facebook, y todos los datos están en la nube de internet, ¿quién necesita programas instalados en el ordenador?

Para el profesor del IE Business School Enrique Dans, 'la clave de Chrome OS, aunque ya veremos de si su triunfo, es una filosofía basada en la nube en un momento en que la tecnología nos lleva a no utilizar ya un ordenador, sino una constelación de dispositivos y a tener nuestros datos cada vez más en repositorios externos independientes de una máquina concreta que puede romperse, perderse, estropearse o ser robada'. Para Chrome, estar conectado lo es todo. Las aplicaciones las ejecuta de forma online y los archivos se guardan en servidores remotos. Si necesita alguna especificación para, por ejempo reproducir un vídeo o imprimir un documento, también los toma de la red. 'Bajo estas circunstancias, la idea de un sistema operativo ligero, minimalista, que se encarga de gestionar los recursos de la máquina y de proporcionarnos una interfaz con los servicios de la nube resulta muy interesante', añade Dans.

Para apoyar a Chrome OS, Google también ha presentado su tienda de aplicaciones Chrome Web Store. Siguiendo el modelo de las abiertas para los móviles, como la App Store de Apple o el Android Market (del que Google es el dueño), la compañía del buscador abre un mercado para que lo desarrolladores de programas lo hagan también para su nuevo sistema operativo. Todo programa que pueda ser ejecutado vía web podrá usarse en Chrome. Ayer ya se presentaron algunas por parte de algunos destacados fabricantes, como las de Amazon o el fabricante de juegos Electronic Arts. También Google puso su amplia cartera de servicios. El modelo de negocio podría seguir también los pasos del aplicado en las plataformas móviles. Allí, son los programadores los que deciden si le ponen precio a su aplicación o la dan gratis. En caso de cobrar, un porcentaje irá para el dueño de la tienda, es decir, Google.

Google también ha presentado una tienda de aplicaciones

La tienda es fundamental para atraer a un usuario habituado a Windows (más del 90% de los ordenadores llevan el sistema de Microsoft instalado). 'Las tiendas de aplicaciones se encargan de dotar de atractivo inmediato a una oferta que, de otra manera, resultaría escasa y confusa', sostiene Dans. En este ecosistema, frente a modelos anteriores, el fabricante del sistema operativo pasa a un segundo plano. 'Su valor es tanto mayor cuanto más posibilidades tengan para ambas partes; si funcionan bien, son un arma muy poderosa', opina el también bloguero.

Cuando Google anunció el proyecto Chrome OS, lo hizo en pleno boom de los net-books y, quizá cegado por las cifras, dijo que los miniportátiles eran su destino natural. Sin embargo, un año y medio después, sus ventas se han estancado. Con los teléfonos avanzados copados por Android y iOS (el sistema operativo de Apple para sus dispositivos móviles), a Chrome sólo le quedaría crecer con las tabletas. Sin embargo, los primeros equipos con Chrome OS serán portátiles. Los primeros serán Acer y Samsung, en el primer semestre de 2011. 'Chrome OS está pensado para funcionar en un amplio abanico de formatos de pantalla, por lo que después de estos vendrán otros', escribió en el blog oficial de la compañía Sundar Pichai, uno de los responsables de Chrome OS. Entre estos otros podrían estar las tabletas. Dell y Toshiba estarían equipando sus futuros modelos con Chrome OS.

Con estos acuerdos, Google, esta vez, si podría poner en aprietos a Microsoft. 'El mercado de los sistemas operativos está copado por la venta paquetizada; es difícil comprar un ordenador sin Windows preinstalado', recuerda el analista independiente Jaime García Cantero. 'Para entrar en este mercado, la preinstalación de Chrome en los dispositivos es la clave', añade.