Público
Público

Los grandes lagos se calentaron 1,35 grados en 25 años

La temperatura de las masas de agua del norte de Europa ha subido hasta 2,5 grados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A cinco días para el arranque de la cumbre de Cancún, en la que 190 países intentarán avanzar en la lucha contra el cambio climático, la NASA ha dado la voz de alarma. Según un estudio de la agencia espacial estadounidense, los grandes lagos de la Tierra se han calentado una media de 1,35 grados en los últimos 25 años, 'como respuesta al cambio climático'.

Los resultados son muy preocupantes ya que, como señalan los investigadores, pequeños cambios en la temperatura del agua pueden desencadenar mareas de algas que, a su vez, pueden convertir un lago en una sopa tóxica para los peces. La transformación de las aguas, además, puede favorecer la multiplicación de especies invasoras y expulsar a las autóctonas.

El estudio, que ha empleado datos de la temperatura superficial de 167 grandes lagos de todo el mundo recogidos por satélites de la Agencia Espacial Europea, señala que el mayor calentamiento se ha observado en el norte de Europa. En las aguas de la península escandinava se ha registrado un aumento de la temperatura de hasta 2,5 grados en tan solo 25 años, un grado por década. La tendencia al calentamiento es 'ligeramente más débil' en el sureste de Europa, en la región del mar Negro y el mar Caspio y en Kazajistán. Al recorrer Asia hacia Siberia oriental, Mongolia y el norte de China, las temperaturas vuelven a repuntar. En los trópicos y en las latitudes medias del hemisferio sur, el calentamiento registrado es menor. Según los científicos, liderados por Philipp Schneider, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, 'los resultados son consistentes con los cambios asociados al calentamiento global que se esperaban'.

La investigación, publicada en Geophysical Research Letters, ha desvelado una aparente paradoja. En algunas regiones, como el norte de Europa y los Grandes Lagos de Norteamérica, la temperatura del agua parece estar aumentando más rápido que la de la capa más baja de la atmósfera.