Público
Público

Greenpeace instala una oficina en el "hotel ilegal" de El Algarrobico

Los activistas han tomado el hotel para exigir al Gobierno y a la Junta de Andalucía un compromiso firme de demolición antes del fin de la legislatura.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una docena de activistas de Greenpeace han instalado esta mañana una delegación temporal en el 'hotel ilegal' de la playa de El Algarrobico,  situado en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (Almería).

La Guardia Civil ya se ha personado en la zona. Según la ONG, los agentes han llegado a las 11.10 horas y uno de los efectivos han subido a la planta del hotel en la que se encuentran los activistas, mientras que otro, se ha quedado en la playa. 

Con esta acción de denuncia pacífica, que recuerda a otras ya realizadas por la organización ecologista en el mismo lugar, Greenpeace pide 'al Gobierno y a la Junta de Andalucía que firmen un acuerdo, que sea rubricado en el Consejo de Ministros del próximo viernes día 9, en el que se comprometan al inmediato derribo del hotel'. La organización ecologista reclama, además, 'que la Junta de Andalucía se retire de todos los pleitos donde defiende que la parcela de El Algarrobico es urbanizable'.

Los activistas, que permanecerán dentro del hotel hasta que exista una respuesta estable y de compromiso, han desplegando a las 9.30 horas una pancarta de 30 metros con el mensaje '¿A qué esperan?'. Por el momento, los activistas realizarán diferentes actividades para mejorar la imagen del edificio junto a artistas.

Hoy se cumplen tres años desde que el Juzgado de lo Contencioso número 2 de Almería declarara ilegal la licencia de obras del hotel con una sentencia que, según la ONG, 'la Administración está utilizando para eludir sus responsabilidades' al haberla recurrido en repetidas ocasiones 'para alargar el proceso de derribo'.

'Comienza la cuenta atrás para que el Gobierno de Zapatero demuestre si todavía quiere hacer política ambiental o ser recordado como el que permitió la existencia de este icono de la destrucción del litoral y la especulación urbanística', ha declarado Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas de Greenpeace. 'Si realmente existe ese compromiso, no hay ninguna excusa para que el acuerdo de derribo se rubrique en el próximo Consejo de Ministros'.

Greenpeace considera que este hotel ilegal en El Algarrobico es 'un ejemplo claro de la impunidad con la que se ha actuado en el litoral' buscando el beneficio de los grandes intereses especuladores. Para ellos, el Algarrobico es el símbolo del 'todo vale', de la apuesta por el 'ladrillazo', y representa la punta de lanza de un plan para construir 1.500 viviendas y un campo de golf en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Por esto, para la organización su demolición sería 'algo más que un gesto'.

La organización, que inició el pasado 2 de septiembre una recogida de firmas en todo el Estado bajo el lema '¡¡Ciberactúa!! para pedir la demolición de El Algarrobico', ha convocado junto a otras organizaciones ecologistas como Salvemos Mojacar y Ecologistas en Acción una concentración en la playa de El Algarrobico el próximo miércoles, 7 de septiembre, a las 20 horas.