Público
Público

Greenpeace 'toma' la central nuclear de Cofrentes en Valencia

Como acción de protesta para reclamar el cierre de esta instalación, cuya licencia de explotación expira el próximo mes de marzo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de activistas de Greenpeace han entrado en el complejo de la central nuclear de Cofrentes, en Valencia, en la que llevan a cabo una acción de protesta para reclamar el cierre de esta instalación, cuya licencia de explotación expira el próximo mes de marzo.

Fuentes de la organización ecologista han informado que un grupo de escaladores han comenzado a trepar por la torre de refrigeración de la central en la que tienen la intención de hacer una gran pintada con la advertencia 'peligro nuclear'.

Los ecologistas pretenden denunciar lo que consideran falta de seguridad de la central, que entró en funcionamiento en 1984 y cuya autorización de explotación está pendiente del informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y posterior decisión del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Greenpeace dice que la instalación está 'envejecida' y que es peligrosa

En 2009, diversos grupos ecologistas y vecinales constituyeron la plataforma 'Tanquem Cofrentes' para pedir el cierre de la central. La central valenciana de Cofrentes es la quinta más antigua de España, tras las de Garoña (1970), Almaraz I (1980), Ascó I (1982) y Almaraz II (1983).

Greepeace cree que Cofrentes es una instalación 'envejecida y de funcionamiento peligroso'. Es una instalación peligrosa que cuenta con un interminable listado de fallos y de problemas de seguridad sin resolver, lo que evidencia, según los ecologistas, el agotamiento de su vida útil.

 La dirección de la central ha decidido declarar la 'alerta de emergencia' ante la acción de Greenpeace, de acuerdo con su Plan de Emergencia Interior. En un comunicado, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) informa de que ha activado su organización de respuesta a emergencias, que implica la constitución de su sala de emergencias (SALEM) y el mantenimiento de una continua comunicación de la misma con el Centro de Coordinación Operativa de la Subdelegación del Gobierno en Valencia.

Según el CSN, la central está 'funcionando en condiciones estables'

La central, según las mismas fuentes, 'continúa funcionando en condiciones estables y con todos los sistemas de seguridad disponibles'. Asimismo, el CSN asegura que 'algunos activistas' de Greenpeace 'permanecen en la zona de las torres de refrigeración de la planta, controlados por las fuerzas de seguridad aunque no han accedido a las zonas vitales de la instalación'.

También se han activado los procedimientos establecidos en el plan de seguridad de la central y de las autoridades competentes coordinadas por la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, entre las que se encuentran diversas unidades de la Guardia Civil, y se ha reforzado el control de accesos a la central. El Consejo de Seguridad Nuclear mantendrá su dispositivo de seguimiento en coordinación con las autoridades y con la central nuclear 'mientras sea necesario', añade el comunicado.