Público
Público

Guerra civil por la gestión científica de El Hierro

Canarias eleva una queja al CSIC y al Ministerio de Ciencia por una reunión convocada ayer, al margen del organismo creado para coordinar la gestión de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis volcánica que agita la isla de El Hierro sacudió ayer los despachos de las instituciones científicas que vigilan la salida del magma, en un episodio más de la escalada de desencuentros entre investigadores y administraciones por la gestión técnica de este trance. Ayer, cuando se cumplía un mes de erupción, el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) organizó un encuentro entre científicos de instituciones con competencias sobre riesgo volcánico para poner en común los datos oficiales recogidos por el comité de crisis que coordina desde El Hierro el Gobierno de Canarias. Una reunión que ha sentado como sal en la herida abierta de los organismos científicos del archipiélago, que desde el principio se han sentido ninguneados por los investigadores del CSIC y del Instituto Geológico Nacional (IGN), designados como asesores técnicos oficiales del comité de crisis (Pevolca).

El director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (Aciisi), Juan Ruiz Alzola, remitió ayer una carta de protesta al presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, con copia al secretario de Estado de Investigación, Felipe Pétriz, en la que criticaba la celebración de esta reunión porque supone poner en común estos datos entre un grupo reducido de científicos, y al margen del organismo creado expresamente para coordinar esos datos. El 21 de octubre el Gobierno de Canarias creó un comité científico que sirviera para mejorar las relaciones entre todos los organismos implicados, poner en común los datos recogidos y tender puentes entre Madrid y Canarias. La presidenta de este comité, Andrea Brito, calificó la convocatoria del CSIC de 'desafortunada, cuanto menos' puesto que ya existe un organismo, el que ella preside, para realizar esta labor de coordinar conocimientos de las distintas áreas implicadas en la gestión de una crisis sismo-volcánica. 'Una cosa es hacer un work-shop entre científicos sobre un tema y otra cosa distinta es discutir sobre la gestión que se está realizando desde el Pevolca, cuando ya hay un grupo creado para esto, en el que el propio CSIC está representado', lamenta Brito, directora del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC).

La presidenta del comité canario cree que el encuentro es «desafortunado»

Al término de la reunión en el campus del Consejo, su vicepresidente, Francisco Montero de Espinosa, se mostró convencido de que 'es inconcebible que haya conflictos por una reunión científica'. Según el vicepresidente del CSIC, se trató 'tan sólo' de un encuentro entre expertos para 'realizar una serie de recomendaciones' y negó que se fuera a constituir como un grupo con capacidad para tomar decisiones. Aun así, dejó la puerta abierta a la convocatoria de nuevas reuniones de este grupo, si cambiaban las circunstancias, para actualizar sus recomendaciones. Montero de Espinosa aseguró que llamaría durante la mañana de hoy a Andrea Brito 'por un detalle institucional, aunque no tendría porqué hacerlo, para compartir con ella las conclusiones'.

Del encuentro convocado por el Consejo se llegó a tres conclusiones. Para empezar, el grupo de expertos reclamó que se instalara mayor instrumentación en el norte de la isla para poder escuchar con precisión la señal de tremor y descartar que haya abierta una fisura en aquella zona de El Hierro por la que se esté liberando material volcánico por un segundo foco. Además, se pidió que se siguiera recogiendo material eruptivo para su análisis. Y por último, se reclamó al Instituto Español de Oceanografía (IEO) que mantenga allí desplazado al buque oceanográfico Ramón Margalef, enviado hasta El Hierro a petición del Gobierno de Canarias.

El CSIC opina que es «inconcebible» que surja un conflicto

Su idea es que la embarcación continúe realizando mapas de los fondos marinos para seguir la evolución del volcán. 'Los investigadores piden que se haga una o dos batimetrías a la semana, ya que preocupa que el cono volcánico crezca hacia aguas poco profundas, lo que podría derivar en una erupción explosiva', explica Montero de Espinosa quien reconoció que esta propuesta, como las anteriores, no es más que una sugerencia que tendrá que ser estudiada por el IEO.

En este encuentro de expertos se resaltó que se mantiene la deformación en el norte de la isla, de hasta 40 milímetros de abombamiento, que podría indicar la existencia de magma presionando para salir por una nueva fisura norteña. 'También podría quedarse así para siempre', explicó el vicepresidente del CSIC, quien señaló que la mayoría de los expertos presentes consideraba poco probable una segunda erupción bajo las aguas del Golfo.

Además, se puso en común el resultado del análisis de los procesos eruptivos en El Hierro en los últimos 2.000 años. 'Según esta documentación', explicó Montero de Espinosa, 'todo apunta a que el proceso eruptivo se está acabando dada la cantidad de material magmático que ya ha expulsado el volcán'.

Los expertos reclaman más instrumentos al norte de la isla

A la reunión del CSIC acudieron representantes de 11 instituciones científicas; dos canarias, la Universidad de La Laguna (ULL) y la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan). De esas 11 instituciones, seis pertenecen al Comité de Coordinación creado por Canarias, como el IGN, el propio CSIC, el Instituto Geológico y Minero (IGME) y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), el Plocan y la ULL. Además, el comité cuenta con expertos de la Universidad de Las Palmas y del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan).

El comité canario había echado a andar con un tropezón. La primera reunión celebrada por este grupo con el objetivo de constituirse y aprobar sus normas de funcionamiento, el 3 de noviembre, tuvo que suspenderse porque se ausentaron el representante del CSIC, Joan Martí, por un compromiso previo, y el del IGN, María José Blanco, quien hubo de abandonar la reunión tras agravarse la situación en El Hierro. 'Era difícil tomar decisiones si no podíamos contar con el Pevolca', asegura Brito, por lo que se convocó una segunda reunión para el 14 de noviembre, que ayer seguía en pie y sin que nadie hubiera anunciado su ausencia.

Por otro lado, el Involcan hizo públicos ayer unos nuevos datos que indican que puede estar cocinándose una nueva fase eruptiva, ya que se registró un nuevo pico de emisiones de CO2, que hasta ahora se ha mostrado como una señal casi infalible para anunciar erupciones. Además, el IEO detalló que en el Mar de las Calmas, que acoge el volcán en su seno, se llegan a medir temperaturas hasta 16 grados por encima de los registros habituales (15º centígrados frente a 31º). Los niveles de acidez del agua siguen altísimos, con un ph de hasta 5,45 (lo normal es 8) y una concentración de ácidos 100.000 veces superiores a lo normal.