Público
Público

Guerra en México contra la "tecnobazofia" de la nanociencia

Un grupo extremista ha cometido cinco atentados desde abril en universidades que desarrollan esta tecnología, "una amenaza para la Tierra", dicen 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La violencia también se cierne sobre la ciencia en México. El nuevo grupo extremista Individualidades Tendientes a lo Salvaje (ITS) es presuntamente el responsable de cinco intentos de atentados a científicos desde abril hasta ahora en los alrededores de Ciudad de México. En el último, hace dos semanas, un paquete sospechoso fue recibido en la Universidad Nacional Autónoma de México, dirigido a una investigadora que desarrolla fármacos a partir de la aplicación de la nanotecnología.

Las alertas funcionaron porque hace justo un mes otro paquete similar fue enviado al profesor Armando Herrera, coordinador del Centro de Desarrollo Empresarial y Transferencia de Tecnología del Instituto Tecnológico de Monterrey, en su campus de la zona metropolitana de Ciudad de México. Herrera y su compañero Alejandro Aceves resultaron heridos. Al día siguiente, otro artefacto fue enviado al hermano de Herrera, Gerardo, uno de los principales físicos mexicanos, que trabaja en el Instituto Politécnico Nacional. No llegó a detonar. Todos rehúsan hablar del asunto.

ITS se adjudicó el atentado a Herrera y Aceves en un extenso comunicado publicado en una página web eco-anarquista de origen chileno. En 5.400 palabras, critican detalladamente la nanociencia y el avance de la informática, 'otro de los engranajes del Sistema de Dominación'. Consideran la nanotecnología una 'amenaza' porque su avance supone convertir la Tierra 'en una gran masa gris, causada por millones de millones de nanopartículas autoreplicándose voluntariamente sin control por todo el mundo, destruyendo la biosfera y eliminando por completo toda vida animal, vegetal y humana en este planeta'. Aseguran que 'proseguirán' atacando a 'otros científicos y demás tecnobazofia'.

Entre estos señala, con nombre y apellidos, a cinco investigadores mexicanos. Público también ha intentado hablar con ellos, pero prefieren guardar silencio dada la amenaza directa. La Fiscalía apunta que, según las investigaciones, ITS sería una célula reducida localizada en los alrededores de Ciudad de México. El organismo ha distribuido un manual de Medidas de Seguridad Mínimas sobre Atentados en los centros de investigación y círculos académicos para prevenir otro posible atentado de ITS.

A escala nanométrica (un nanómetro es la milmillonésima parte de un metro), los materiales demuestran propiedades totalmente nuevas y revolucionarias para la ciencia y la industria. Ya se fabrican cerca de 1.300 productos basados en nanotecnología como textiles, envases de alimentos, cosméticos, pinturas, juguetes infantiles o detergentes. El número de estos productos se ha multiplicado por cinco en los últimos cinco años y además de incluirse en los objetos de consumo supone grandes beneficios para la medicina o la obtención de agua potable

Los científicos reconocen que hay que investigar más sobre la nanotecnología. 'El ritmo de innovación de las aplicaciones tecnológicas va mucho más rápido que la investigación de las implicaciones ambientales y la salud, por una cuestión de financiación, y la regulación aún va mucho más atrasada', explica el científico de la UNAM Gian Carlo Delgado. El experto aboga por revisar 'las implicaciones, los riesgos y también los beneficios que puede traer la nanotecnología, pero nunca bajo la amenaza de la violencia', concluye.