Público
Público

Los gusanos-araña tejen seda de gran resistencia

Un estudio desarrolla insectos transgénicos cuyas fibras mejorarían la cirugía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de investigadores de EEUU y China han producido lo más parecido a un superhéroe en el blanco y aséptico mundo del laboratorio. Se trata de gusanos de seda a los que han inyectado genes de araña. Su aspecto es igual al de cualquier otro gusano de seda, pero sus hilos tienen la fuerza y la elasticidad de los de un arácnido. Estos animales pueden ser la clave para mejorar los materiales que se usan para suturar heridas e incluso fabricar tendones y ligamentos artificiales. Si esto fuera un cómic, las nuevas criaturas bien podrían ser bautizadas como gusarañas.

La seda arácnida es de calidad superior a la de gusanos, pero hasta ahora nadie ha logrado montar una granja de arañas debido a su territorialidad y gusto por el canibalismo. Las colonias de gusanos de seda son el origen de las fibras que hoy en día se usan para coser heridas. Pero la seda de araña es ideal para desarrollar una nueva generación de fibras que permitan dar puntadas más finas como en suturas oculares y neurológicas, además de las operaciones estéticas.

El equipo de EEUU y China, liderado por Donald Jarvis, de la Universidad de Notre Dame, ha intentado reforzar la seda de los gusanos dotándoles con los genes que permiten a las arañas crear sus resistentes telas. Tras la inserción, el equipo comprobó que la seda de los gusanos transgénicos contenía proteínas de ambas especies. Los hilos de estos gusanos igualaron en resistencia a los de las arañas e incluso en alguna de las pruebas, los superaron. Los autores señalan que sus gusanos con genes de araña pueden ser la base para la fabricación de fibras más resistentes en cirugía.