Público
Público

Halladas en Kenia las primeras hachas de piedra

Las herramientas sugieren que el origen del 'Homo erectus' está en África

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El debate sobre el origen del Homo erectus sigue abierto. Los restos encontrados en el este de África sustentaron durante años la procedencia africana, pero los fósiles hallados en Dmanisi (Georgia) en 1990 revolucionaron las teorías previas y dividieron la opinión científica. ¿Es el Homo erectus africano o asiático?

Un estudio de la Universidad de Columbia (EEUU) aporta nuevos datos que apoyan el origen africano. Sus autores han descubierto que el Homo erectus que vivió cerca del lago Turkana de Kenia (África) utilizaba métodos avanzados para construir hachas, a diferencia de los erectus de Asia, que se conformaban con instrumentos de menor complejidad como los cantos tallados.

La manera de fabricar estas herramientas simboliza un avance en la industria lítica que, entre los antropólogos, se conoce como achelense. La utilización y construcción de estos instrumentos representa un punto importante en la evolución de los homínidos, al considerarse que ya razonaban y tenían destreza. 'Las herramientas achelenses representan un salto tecnológico', declara Dennis Kent, uno de los autores del estudio que publica hoy Nature. Pero se cuestiona '¿por qué el Homo erectus no las llevó a Asia?'.

Los investigadores no descubrieron las hachas, sino que son quienes han datado los sedimentos donde se encontraron años atrás. Los instrumentos resultaron tener 1,76 millones de años, 300.000 más de los que se creía anteriormente. 'Los datos geológicos indicaron que se trataba de la zona achelense más antigua del mundo', explica Christopher Lepre, otro de los autores del estudio. La antigüedad proclama al Homo erectus como único posible fabricante.

Las herramientas achelenses de África son, por lo tanto, más antiguas que las de Asia. Estos datos sustentan la teoría de que el primer homínido asiático deriva de una población africana achelense. Para los científicos, sigue sin quedar claro por qué el erectus no cruzó el desierto y llevó sus herramientas a Asia. 'Conocer la meteorología de entonces nos podría ayudar a comprenderlo', concluye Lepre.