Público
Público

"Nunca he oído a nadie decir que ame su ordenador con Windows"

Steve Wozniak, cofundador de Apple, critica a Google y a Microsoft en una conferencia celebrada en la Campus Party

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayoría de los asistentes a la conferencia que ha ofrecido Steve Wozniak en la Campus Party de Valencia no habían nacido cuando éste y Steve Jobs diseñaron y lanzaron al mercado el primer ordenador Apple en 1976. Wozniak ponía los conocimientos técnicos y Jobs la estrategia de marketing. 'Jobs quería tener una gran empresa y yo tenía algunas habilidades técnicas; fue una buena combinación', detalló durante la conferencia que impartió esta mañana.

Más de 30 años después, poco queda de aquella empresa sinónimo de ordenador personal en el que Wozniak y Jobs trabajaban codo con codo. Ahora Wozniak, que reconoció ante los periodistas que Jobs y él 'ya no somos tan íntimos' proclama las bondades de Apple pero también de productos de la competencia.

Wozniak es, sobre todo, un entusiasta de la tecnología. En su ordenador personal utiliza Chrome, el navegador de Google, y ha probado Android, el sistema operativo del buscador, en un móvil HTC. 'Pero hoy en día mi móvil principal es un iPhone 4', añadió. Wozniak exhibió orgulloso su iPhone sin la funda que la propia Apple regala para enmendar los problemas de cobertura destacados por los usuarios en EEUU y reconocidos por la compañía.

Wozniak calificó el conocido como antennagate de 'un problema diminuto que ha tomado proporciones exageradas'. Para el ingeniero, que aún hoy recibe 'un pequeño salario' de la compañía, 'hay gente que, debido al éxito de sus productos, quiere acusar a Apple de problemas que no son tan graves. No voy a decir que el problema no existe, pero desde luego no es tan grande como se dice y afecta a un número muy reducido de personas. Como cualquier otro smartphone no es perfecto', añadió.

Wozniak reconoció que Apple ha estado más centrado en los dispositivos móviles que en los ordenadores en los últimos tiempos y auguró un futuro híbrido en el que tendrán importancia ambos tipos de equipos. 'Es nuestro estilo de vida lo que ha cambiado. Casi todas las aplicaciones de un iPhone se pueden instalar en un ordenador, pero en muchas ocasiones no tienen sentido. No quiero ver dónde está la gasolinera más cercana de camino a casa en mi ordenador, lo quiero ver en un dispositivo móvil. Pero también hay otros campos en los que se siguen necesitando ordenadores completos, con teclado. Apple es hoy una empresa de electrónica personal'.

El cerebro del primer ordenador personal considera que Apple está inmersa en un proceso de transición pero, a la vez, también cree que el éxito de la compañía en dispositivos móviles ha logrado atraer a millones de usuarios al mundo Mac. 'Eso explica por qué las ventas de los ordenadores también han crecido', añadió. Para Wozniak, una de las claves del éxito de Apple es que la compañía ha logrado que la gente ame sus ordenadores Macintosh de la misma manera en la que aman a sus iPhone. 'No he oído a nadie decir que ame sus ordenadores Windows'.

Como testigo de las últimas revoluciones tecnológicas a partir de la proliferación de Internet, Wozniak también tuvo palabras para Google, que en el último año ha comenzado a lanzar servicios que compiten directamente con Apple, como el sistema operativo para móviles y la tienda de aplicaciones asociada a él. 'Me encanta Google, pero creo que corre el riesgo de convertirse en el Microsoft del futuro', detalló. 'Hay que recordar que Microsoft ejerció todo el poder que tenía sobre el hardware para expandir su navegador. Y ahora está Google dando muchos servicios de forma gratuita y esto distorsiona los mercados', explicó.

Pero no todo fueron ayer elogios para Apple que, según Wozniak, 'tampoco está limpia del todo'. La compañía que fue estandarte del talento joven y libre no permite hoy que los usuarios instalen en sus móviles las aplicaciones que desean y mantiene un férreo control con derecho a veto sobre las empresas que diseñan programas para ellos. Wozniak tiene otra visión del futuro: 'Un código abierto cada vez más fuerte, manteniendo un espacio para que los jóvenes puedan crear nuevos servicios y compartirlos'.