Publicado: 28.10.2015 12:55 |Actualizado: 28.10.2015 12:55

Las hipótesis literarias de la megaestructura extraterrestre

Robert J. Sawyer y Larry Niven, escritores de ciencia-ficción, han expuesto para Space.com sus hipótesis respecto a las observaciones del telescopio espacial Kepler de la NASA, que han revelado que la estrella KIC 8462852, a 1.500 años luz de la Tierra, se ha atenuado drásticamente varias veces en los últimos años.

Publicidad
Media: 4
Votos: 2
Comentarios:
Las hipótesis literarias de la megaestructura extraterrestre

Las hipótesis literarias de la megaestructura extraterrestre

MADRID.- Observaciones del telescopio espacial Kepler de la NASA han revelado que la estrella KIC 8462852, a 1.500 años luz de la Tierra, se ha atenuado drásticamente varias veces en los últimos años.

Los investigadores no están seguros de lo que está pasando. Lo más probable es que se trate del paso de enjambre de cometa o alguna otra explicación astrofísica. Pero también se ha planteado una especie de "megaestructura alienígena" que bloquee la luz.

Robert J. Sawyer y Larry Niven, escritores de ciencia-ficción, han expuesto para Space.com sus hipótesis respecto a si KIC 8462852 acoge realmente una megaestructura extraterrestre.



Un posible uso para una megaestructura de este tipo podría ser una especie de tarjeta de presentación, tenida en cuenta en 1994 en la novela de Sawyer 'Fin de una era'. En ese libro, un paleontólogo viaja de regreso a la época de los dinosaurios, hace 65 millones de años, y ve un patrón de roseta de estrellas en el cielo. Tras el análisis, está claro que la estructura está muy lejos.

"Hay que concluir que alguna civilización alienígena ahora extinta estaba anunciándose al universo haciendo un proyecto de mega-ingeniería, movimiento las estrellas en una esfera geodésica para que puidera ser contemplada desde cualquier punto de vista", dijo Sawyer.

Otro uso de una megaestructura podría ser cosechar energía a partir de una estrella, algo que se discute en 'Anillo' de Niven. Niven se inspiró en la idea de una esfera de Dyson, una concha o sistema de objetos que rodearían la estrella y recogerían su luz.

En algunos casos, una esfera Dyson podría ser construida a partir de un mundo artificial con un ciclo de agua, atmósfera y así sucesivamente. La hipótesis de Niven, planteada primero en la novela de 1970 'Ringworld' era tener un objeto alrededor del ecuador de la estrella - un Mundo Anillo - en parte debido a que el giro de una esfera de Dyson forzaría a la atmósfera y los océanos al ecuador de todos modos.

Un problema con el Mundo Anillo es que finalmente se rompería debido a la gravedad de la estrella, un tema que tanto Sawyer como Niven señalaron

Un problema con el Mundo Anillo es que finalmente se rompería debido a la gravedad de la estrella, un tema que tanto Sawyer como Niven señalaron. En el siguiente libro de Niven 'Ringworld engineers' (1979), Niven estabilizó el Mundo Anillo utilizando chorros de actitud sobre el anillo impulsados por el viento solar. También hizo un suelo del Mundo Anillo - el lado que mira hacia el sol - magnético, por lo que interactuaría con el campo magnético de la estrella y mantendría el Mundo Anillo alineado con el ecuador.

Tanto Sawyer como Niven son escépticos de que el nuevo hallazgo sea una megaestructura extraterrestre, pero Niven planteó que podría ser indicio de una nube Dyson: una enorme colección de paneles solares para captar energía del sol. Las estrellas también podrían ser movidas alrededor para recoger la energía de manera más eficiente, una idea que Gregory Benford y Niven plantearon en sus libros escritos en forma conjunta "El Tazón de los Cielos" (2012) y "Shipstar" (2014).

Los extraterrestres probablemente no han fabricado una megaestructura como tarjeta de visita cósmica, añadió Niven, ya que hacerlo sería muy caro.

Sin embargo, Sawyer señaló que existe un precedente histórico de estructuras grandes que hacen poco más que saludar. A finales de 1800, cuando algunas personas creían en canales y una civilización moribunda en Marte, Joseph Johann von Littrow sugirió cavar enormes canales en el Sahara, llenarlos de queroseno e incendiarlos para 'devolver el saludo' a los marcianos.