Público
Público

Identificación genética El ADN de una web de datos genealógicos lleva al arresto de un violador 30 años después

La policía de California identificó al Asesino del Estado Dorado por la información suministrada por un familiar

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 4

Ilustración de la estructura y composición del ADN./GENOME.GOV

Un estadounidense de ascendencia europea quiere conocer sus orígenes y buscar familiares suyos. Envía una muestra de su ADN a la base de datos GEDmatch y mediante la comparación de los datos y los árboles genealógicos que se pueden obtener gracias a los avances en identificación genética logra contactar con un primo lejano que vive en Polonia, que desconoce que es familiar suyo y que su ascendencia también es judía. Los dos se encuentran y a partir de entonces mantienen relación. Final feliz ¿O no?

La policía del Estado de California resucita un caso antiguo sin resolver. En la misma base de datos y en otras similares busca el rastro de un violador y asesino múltiple —el llamado Asesino del Estado Dorado, sospechoso de haber matado a 13 personas y violado a 50 mujeres en los años 70 y 80 del siglo pasado— del que solo tiene una muestra congelada de ADN obtenida en el escenario de uno de los crímenes. La policía encuentra algunas coincidencias sospechosas. Algunas no se confirman, pero una sí: en GEDmatch. Joseph James DeAngelo, de 72 años, fue arrestado la semana pasada en su casa de Sacramento y ha sido acusado ya formalmente de dos de los asesinatos.

El caso ya se ha convertido en polémico, por sus implicaciones éticas y porque no se sabe cómo se ha utilizado exactamente la base de datos, en un sector comercial en expansión. Una persona solo puede, teóricamente, suministrar su propio ADN o el de alguien del que sea legalmente responsable. ¿El fin justifica siempre los medios, se preguntan los expertos? Por un lado está la ligereza con que las personas están dispuestas a proporcionar datos que les identifican como seres únicos, con una seguridad similar o mayor que la de las huellas digitales, sin saber cómo se van a utilizar, no solo respecto a ellos, sino también respecto a sus familiares. En este caso, DeAngelo no había dado su ADN a esta web, pero sí lo había hecho un familiar suyo.

Joseph Jame DeAngelo, arrestado y acusado de haber cometido al menos dos asesinatos en los años 70 y 80. / Reuters

La policía llegó a la conclusión de que DeAngelo, que fue policía, es el autor de los crímenes porque tras localizarle analizó genéticamente cosas que utilizó, sin que él lo supiera, y encontró coincidencia total con la muestra guardada. Sin embargo, la pista concluyente la obtuvo de una base de datos comercial y pública cuyos creadores no habían puesto en marcha en 2011 con ese objetivo. De hecho, los propietarios de webs de este tipo en Estados Unidos se han negado sistemáticamente, afirman, a compartir los datos con la policía, pero esto puede cambiar, sobre todo si hay mandamientos judiciales de por medio. En España, por ejemplo, la policía no puede utilizar de forma general la base de huellas digitales del DNI para buscar coincidencias, ni siquiera para identificar cadáveres.

Yaniv Erlich es el estadounidense citado al principio, el que encontró a su pariente en Polonia, pero también es un experto en genética y director científico de la web MyHeritage, dedicada también a la genealogía. En junio de 2014 avisó de los riesgos éticos del tema. Ahora, en declaraciones a la revista Science, explica que cree que la policía tuvo suerte y encontró a un primo hermano del sospechoso en la web GEDmatch, al que contactó probablemente sin decirle en principio el objetivo. Luego le pidió que le suministrara datos sobre sus familiares cercanos (que serían alrededor de una veintena) que fue descartando hasta llegar al sospechoso. También señala que la información de los 22 pares de cromosomas no sexuales, más que la de los cromosomas X o Y, es la eficaz en estos casos. “La gente no comprende bien las consecuencias de poner su ADN en una base de datos pública”, dice Erlich. “Piensan: La utiliza tanta gente que debe de estar bien, o es una web de genealogía. ¿Y si se llamara Genealogía Policial? La gente no lo haría. No pensamos en todo. Pensamos en lo más probable”.

Mientras se conocen los detalles de esta llamativa historia de detectives, GEDwatch ha recordado que no tiene responsabilidad sobre cómo se usan los datos y que, si a los usuarios les preocupan los otros usos que se puedan hacer, lo mejor es que no utilicen la web.