Publicado: 11.01.2013 07:32 |Actualizado: 11.01.2013 07:32

Imprima su rifle de asalto en casa

Las nuevas impresoras 3D, captan la atención en la feria tecnológica CES de Las Vegas. Con ellas se podrá fabricar un arma, pero también objetos que nos hagan la vida más facil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con ellas se puede fabricar casi cualquier pieza, desde tornillos hasta maquetas, pasando por juguetes, y están empezando a popularizarse. Makerbot, la empresa líder en impresoras 3D destinadas a los consumidores, ha presentado su último modelo, la Replicator 2X, este martes en el CES de Las Vegas -la feria más importante de tecnología-. Otras empresas también han desvelado sus propios aparatos, como 3D Systems y su CubeX . El producto ha conseguido acaparar la atención en una cita donde los móviles, las tabletas y las televisiones son los reyes.

Las impresoras 3D fabrican objetos tridimensionales a base de material plástico. Algunas utilizan materiales ecológicos y de diferente resistencia. Gracias al software de diseño tridimensional es posible modelar complejas piezas con gran exactitud. Las posibilidades son totalmente ilimitadas y ya hay quién le ha buscado peligrosas aplicaciones, como la fabricación de pistolas o, incluso, rifles. Tienen un tamaño ligeramente mayor que una impresora láser aunque también las hay de gran formato.

Tomás Díez Ladera, director del Fab Lab Barcelona (dependiente del Instituto de Arquitectura Avanzada de Catalunya y parte de la red mundial de Fab Labs) donde investigan con estas tecnologías asegura que estos aparatos pueden ser el inicio de un nuevo modelo productivo. "Básicamente constan de tres motores y un cabezal que va depositando material (por ejemplo plástico) por capas, lo que permite crear los objetos tridimensionales". Como es un tipo de aparato muy novedoso hay continuas mejoras, y nuevas capacidades. "Hay impresoras que están empezando a utilizar madera para crear objetos con este material". "Incluso algunas imprimen con titanio y también las hay de gran tamaño que pueden fabricar una silla completa o incluso una casa por piezas, como ya se está intentando hacer", asegura.

"Existe incluso la posibilidad de imprimir con tejidos vivos, aunque aún es algo teórico"En mayor medida son utilizadas para crear prototipos de objetos "pero cada vez se usan más para construir objetos finales, que se van a usar: bien sea una carcasa para un control remoto, una pieza para una bicicleta o la patilla de unas gafas de Sol". "Las aplicaciones son infinitas. Existe incluso la posibilidad de imprimir con tejidos vivos, aunque aún es algo teórico. Sí que hay una aplicación muy interesante que es el caso de las prótesis", detalla. "Los precios de estos aparatos parten desde muy poco: "La gente puede construir sus propias impresoras de este tipo, que irían desde los 400 euros en piezas. Y hay impresoras 3D que llegan al millón de euros".

"Estamos ante un nuevo modelo productivo, dado que el existente, basado en importar todo desde China, es caduco", continúa. También cree que será útil contra la llamada obsolescencia programada que hace a los usuarios cambiar un objeto entero ante la rotura de una de sus piezas:  "Conseguiremos ser menos dependientes de las grandes compañías".

"En Fab Lab tenemos una bonita anécdota del caso de un barco que quedó varado en Barcelona, por la rotura de una pieza del mástil. La pieza estaba discontinuada, y nos trajeron la de otro mástil, la escaneamos, se la fabricamos y pudieron continuar" asegura Díez Ladera.

El pasado mes de julio, un aficionado a las armas aseguró que había logrado construir un rifle de asalto de plástico utilizando su impresora tridimensional, según un artículo publicado en la revista estadounidense Popular Science.

La publicación informó de que el aficionado hizo el anuncio en foros de internet bajo el seudónimo de HaveBlue y que en el pasado había logrado reproducir con éxito una pistola calibre 22 que disparó 200 veces seguidas en una prueba. HaveBlue decidió posteriormente ir más "allá de los límites de lo que era posible" y usó la impresora para reproducir el rifle. Popular Science considera que "está claro que en un futuro se popularizará la construcción armas en casa con impresoras 3D, usando materiales comunes y corrientes".

Popular Science considera que "está claro que en un futuro se popularizará la construcción armas en casa"

El aficionado trató de colgar el diseño tridimensional del arma pero el sitio 'Thingiverse' (una base de datos de modelos tridimensionales) retiró finalmente los diseños. Sin embargo aún hay proyectos que tratan de conseguir crear un arma 'open source', imprimible al alcance de quien tenga una de estas impresoras. Un ejemplo es Defense Distribuited , en cuya web muestran sus avances tratando de construir partes de un rifle de asalto.

Díez reconoce que es posible fabricar armas o piezas de armas con estas impresoras, pero insiste en que siempre dependerá del humano no de la tecnología: "Las mismas máquinas que construyen coches producen Ak-47". "Igual que con lejía o la glicerina de un jabón puedes construir una bomba, o con una silla puedes matar a una persona". 

"Da más acceso a modelos de producción más abiertos, pero son los riesgos que corremos como humanos", considera.