Público
Público

La industria cultural y operadoras ultiman un pacto contra el intercambio de archivos en Internet

Lo presentarán al ministro de Industria "pronto" para que se incorpore al marco legal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nuevo presidente de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, Aldo Olcese, se ha estrenado en el cargo con un gran anuncio: la industria cultural y los proveedores de acceso a Internet, englobados en Redtel , presentarán un acuerdo al ministro de Industria para regular el tráfico de archivos en Internet.

Olcese -que hizo el anuncio en la Conferencia Internacional sobre Propiedad Intelectual en el Entorno Digital , que concluyó ayer en Madrid dentro de la feria FICOD 2008 - no dio detalles sobre el alcance del acuerdo, aunque sí pistas. Tras decir que 'con las propuestas que, junto a Redtel, presentaremos al Ministerio próximamente no vamos a inventar la rueda', puso el ejemplo de Francia y Reino Unido.

Casos francés y británico 

En el país galo, al acuerdo entre las industrias cultural y de telecomunicaciones (ISP), alcanzado hace un año, siguió la Ley Creación e Internet, que prevé el corte de la conexión a quienes reincidan en las descargas. La norma, aprobada ya en el Senado francés, con la única oposición de los comunistas, será debatida en la Asamblea Nacional en enero.

Por su parte, en las Islas Británicas, los dos sectores están dialogando y el Gobierno ha anunciado que, si no hay acuerdo, intervendrá. Un representante de la Administración británica, Adrian Brazier, dijo el martes también en FICOD que, tras el fracaso de la autorregulación propuesta en el pasado por los proveedores, se imponía un acuerdo entre las partes 'sostenido por los políticos'.

Hace dos años la mayoría de los ISP firmaron un pacto para dificultar el tráfico de archivos. Pero su carácter voluntario hizo que muchos usuarios se cambiaran de proveedor de acceso a otro que no había firmado el pacto.
Aunque el proceso de elaboración es diferente entre el modelo francés y el británico, el fin es el mismo: los operadores deberán fiscalizar lo que circula por sus redes, concienciar a sus usuarios, enviar avisos a los que intercambien archivos y, en los casos más extremos, dejarles sin conexión.

El flamante presidente de la Coalición, que reúne a todo el sector audiovisual (distribuidores cinematográficos y de vídeo, gestores de derechos de los productores -EGEDA-, Federación Anti Piratería -FAP- , las discográficas -PROMUSICAE- y los autores -SGAE-), aseguró que están 'trabajando en esta línea', en referencia a los ejemplos británico y francés.

El papel de los proveedores es clave. Reticentes a adoptar medidas que les enfrentaran a sus usuarios, ahora parecen más receptivos. En palabras de Olcese: 'Somos dos grandes bloques que tienen el compromiso de conseguir un acuerdo'. Mirando al futuro, recordó que sería 'muy importante para España, que ostentará la presidencia europea el primer semestre de 2010, apadrinar una directiva que diese seguridad en el tráfico por Internet y protección a los derechos de autor' .

Fuentes de Redtel no quisieron comentar este anuncio. El martes, la directora general de Redtel, Maite Arcos, participó en una mesa redonda sobre actividades que vulneran los derechos de propiedad intelectual en Internet, en la que también estaba José Manuel Tourné, director general de la FAP. Fue de los pocos momentos subidos de tono en la conferencia. Arcos no habló de que el acuerdo estuviese cerca. Sin embargo, al día siguiente, Tourné aseguró que estaría listo 'pronto'. 'No será autorregulación, sino corregulación', añadió. La apuesta parecer ser esa: un acuerdo entre las partes en conflicto y una sanción legal por parte del Gobierno.

Aunque no se sabe qué medidas contendrá el acuerdo, el filtrado de contenidos podría ser una de ellas. La tecnología lo permite y no necesita tratar la dirección IP del ordenador, que, según la legislación española, es personal de especial protección. Otra es la inclusión en el contrato entre operadora y usuario de cláusulas punitivas en caso de infracción de la propiedad intelectual. El sistema de avisos es otra posibilidad. En Reino Unido se ha ensayado y el intercambio ha descendido.Como dijo el representante de la industria cinematográfica (MPA) de EEUU, Chris Marcich, 'a veces basta con una reprimenda'. La desconexión podría ser la medida más extrema.

Patricia Fernández de Lis 

'Me descargué de internet una película infantil para mi hijo de 12 años (...). Cuando me di cuenta, habían pasado 10 minutos y la película no era tal, sino que tenía contenido adulto, ya me entendéis'. Cuesta creer que el Ministerio de Cultura de un país desarrollado utilice testimonios de esta altura intelectual para convencer a los ciudadanos de que dejen de utilizar las redes P2P.

Hay que admitir que esta vez, al menos, no ha cometido la torpeza de amenazarnos con la cárcel. La mayor parte de los españoles sabe ya que descargar películas o discos por la Red no sólo no es delito, sino que es una actividad legalizada desde el momento en que las gestoras de derechos decidieron imponer un canon por cada dispositivo con el que se pueden realizar copias digitales.

Si finalmente se firma un acuerdo para frenar el P2P, el canon deberá desaparecer. Y si no lo hace, las autoridades deberán buscar argumentos más sólidos que los sonrojantes testimoniales de su web -'me hace sentir mal', asegura uno de ellos- para evitar una rebelión popular.