Público
Público

La industria perseguirá a los usuarios si la LES se rechaza

Los partidos negociaban ayer cambios en la 'Ley Sinde', que se votará hoy y que permite cerrar webs de descarga P2Psin autorización judicial. Colectivos de internautas se unen para tumbar las páginas de PP, PNV y CiU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de internautas han llamado por teléfono y enviado correos electrónicos a los diputados del PP, CiU, EAJ-PNV y CC para expresarles su disconformidad con la aprobación de la disposición final segunda del proyecto de la Ley de Economía Sostenible (LES) (en PDF), que se vota hoy en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso. Si sus argumentos han sido escuchados, la conocida como ley Sinde no saldrá adelante. Esa disposición contempla que una comisión del Ministerio de Cultura podrá ordenar el cierre de webs que fomenten la distribución de contenidos sujetos a derechos de autor, con el visto bueno posterior de un juez.

La inminente aprobación de la polémica ley Sinde enfrentó ayer, de nuevo, a los defensores de los derechos de los internautas con la industria cultural. Unos y otros trataron de convencer a los partidos políticos de que tumbaran o apoyaran la ley, respectivamente.

CiU, PP y EAJ-PNV quieren cambiar la ley. IU-ICV y ERC piden su retirada

La Coalición de Creadores, que agrupa a productoras y gestoras de derechos de autor, quiso insistir ayer en su apoyo a la ley Sinde tal y como está redactada en la actualidad, sin cambios que modifiquen sustancialmente el texto inicial. 'Nuestra industria también ha hecho un esfuerzo por adoptar ese texto, que es de mínimos', explicó el presidente de la Coalición de Creadores, Aldo Olcese. Algunos de los miembros de esta plataforma han defendido los cortes de conexión a los usuarios que descargan como única forma posible de acabar con el acceso a contenidos protegidos con derechos de autor. Ese discurso, en apariencia ya abandonado, volvió a sonar ayer con fuerza ante la posibilidad de que PNV o CiU votasen en contra de esa disposición final. 'Los creadores y las industrias no tendríamos más opción que proponer ante las correspondientes instancias de la Unión Europea el modelo establecido en otros países, como Francia y Reino Unido, y que incorpora a los usuarios como objetivos de la acción legal', añadió Olcese.

Durante el largo proceso de debate y enmiendas de la LES han surgido voces discordantes dentro de la propia industria que afirmaban que las medidas contempladas en la ley no solucionaban su problema con las descargas. Es el caso de Promusicae, que defiende que la ley funcionará en el caso de las páginas de descarga de películas pero que podrá hacer poco contra los usuarios que intercambian música.

Los internautas mandaron 1,5 millones de emails a los diputados

Todos los grupos políticos coincidían ayer en que es necesario potenciar medidas para remunerar a los creadores por el trabajo realizado aunque, a excepción del PSOE, todos dudan de si el cierre de páginas web propuesto es la mejor forma de lograrlo. CiU negaba ayer por la tarde una alianza con el PSOE para descafeinar la controvertida disposición y llegar así a un acuerdo. Esas mismas fuentes también reconocían que se estaba hablando de ello, aunque matizaban que se trataba de 'negociaciones internas'. EAJ-PNV aseguraba que rechazará la disposición si no llega a un acuerdo con el PSOE y se modifica de algún modo la normativa, según Efe.

El Gobierno, por su parte, volvía a insistir ayer en que 'el objetivo de la LES es conciliar los derechos de los internautas con los de los autores'. La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, destacó que se trata de una norma 'equitativa, positiva y garantista'. No lo considera así IU-ICV, que solicita la eliminación del texto. 'No vamos a ir con matices. La protección de los derechos de autor no puede ir en detrimento de las libertades de los ciudadanos', explicaron a Público fuentes de ICV.

ERC, mientras, solicita una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI). 'La subcomisión de la LPI es quien tendría que encargarse de este tema, no un texto en el que se está escuchando solo una parte', añadieron fuentes del partido. El PP, que ha solicitado que la figura del juez tenga mayor peso en el proceso, considera que esta es la única forma de 'garantizar el equilibrio' entre el respeto por los derechos de autor y el cierre de páginas.

Mientras los políticos negociaban el destino de la ley Sinde, algunos internautas se tomaron la justicia por su mano. No es solo porque no les guste la ley. La fórmula para aprobar esta disposición ha sido muy criticada. El mecanismo de competencia legislativa plena utilizado para su posible aprobación, que se emplea para leyes poco importantes o de amplio consenso, permite a la Comisión de Economía y Hacienda aprobar y pasar el proyecto de ley directamente al Senado sin pasar por el pleno del Congreso. Una única votación en el Congreso bastaría para que la ley se aprobase tal cual salió de la comisión.

Durante la mañana de ayer, un autodenominado colectivo Anonymous Valencia anunciaba que, por la tarde, se lanzaría un ataque de denegación de servicio (DDoS) contra las páginas de los partidos. A la hora fijada, las 18.00, se lanzó la primera ofensiva de la Operación Sinde. Una a una, las páginas del PP, la del EAJ-PNV y la de CiU dejaron de estar operativas tras recibir miles de peticiones hasta que sus servidores, incapaces de atender tanta demanda, cayeron. Pero no la del PSOE.

En su cuenta de Twitter, los socialistas reconocían el ataque pero se jactaban de estar aguantándolo. Sin embargo, la página estaba visible porque la habían cambiado de servidor para intentar escapar al destino de las demás; quienes no podían verla eran los internautas de fuera de España. 'Ante un ataque anunciado como es este, lo primero que se puede hacer es rechazar las conexiones que vienen de fuera', explica un experto de una consultora de seguridad española.

Esto podría explicar que la página del PSOE siguiera visible a pesar de que incluso el colectivo Anonymous, que encabezó los ataques de hace unos días en favor de Wikileaks, se adhiriera a la Operación Sinde ya por la tarde. Otro de los pesos pesados de la ciberdisidencia, como es el sitio ForoCoches, también estaba lleno de voluntarios para el ataque DDoS.

Y la cosa se puede poner peor. El gran ataque organizado desde ForoCoches es para hoy, a las 16.00, y contra los sitios del Congreso, el del Tesoro Público porque la ley Sinde es en realidad la Ley de Economía Sostenible y también contra la web del BOE, donde la norma debe ser publicada. Objetivos secundarios de la ofensiva de los forococheros son las páginas de La Moncloa, la del Senado, la del Ministerio de Cultura o la del PSOE, entre otras. Podría ser, como escriben en su blog los miembros de Anonymous Valencia, 'la toma de la Bastilla digital'.

Otro tipo de protesta fue la organizada por el colectivo Hacktivistas.net. Mediante un programa de envío masivo de correo, han conseguido que centenares de internautas enviaran casi 1,5 millones de correos electrónicos a los diputados mostrando su rechazo a la ley. Y si los temas de los que se habla en Twitter son el reflejo, como dicen algunos expertos, de lo que se cuece en la red, de los ocho temas del momento de este sitio, los de #leysinde, #sindegate o Ataque DDoS encabezaban la lista ayer, por delante del Felices Fiestas.

La distribuidora Karma Films emuló ayer la acción de protesta de los principales sitios de descargas, que el domingo se ‘apagaron' en protesta por la ‘Ley Sinde', pero en el sentido opuesto. Al entrar en su página, el internauta se encontraba el siguiente mensaje: 'Esta distribuidora desaparecerá y 12 personas se irán a la calle en breve si no se aprueba con urgencia una ley que nos proteja contra las descargas ilegales y la piratería'. Según el email que mandó a los medios el director de Karma Films, Miguel Ángel Pérez, su decisión de 'llevar la página web de Karma a negro' pretende 'reclamar el derecho del mundo audiovisual a que se haga una ley de verdad y que el Gobierno y sus socios no se acojonen ante las protestas de los piratas'. Karma Films, cuya tienda online seguía abierta ayer a pesar de la protesta, es la distribuidora en España de películas de cine de autor como ‘Uncle Boonmee recuerda sus vidas pasadas' (del director Apichatpong Weerasethakul, 2010), que ganó la Palma de Oro en el último Festival de Cannes. Exceptuando algún blog aislado, ninguna de las páginas de los opositores más firmes a la ‘Ley Sinde' (Promusicae, EGEDA, SGAE) secundó la iniciativa de Karma Films.