Publicado: 18.09.2016 11:06 |Actualizado: 20.09.2016 23:44

Ingenieros andaluces dicen que han creado un dispositivo que ahorraría un 80% en la factura de la luz

Han desarrollado Genesys, una patente que, aseguran sus creadores, puede reducir el consumo eléctrico, y que ha generado muchas reticencias y críticas. Los inventores afirman que los usuarios pueden usarlo en sus hogares y en pequeñas y grandes instalaciones, aunque su precio sea aún elevado.

Publicidad
Media: 2.71
Votos: 84
Comentarios:
El dispositivo Genesys desarrollado por ingenieros andaluces.

El dispositivo Genesys desarrollado por ingenieros andaluces.

SEVILLA.- Francisco Gallardo es un ingeniero sevillano que ha logrado, a sus 34 años, crear junto a su equipo una auténtica revolución en el mercado con el ahorrador energético Genesys. Tras más de cuatro años de investigaciones con el prototipo, su precio de salida para los consumidores es ahora mismo de 6.000 euros y del tamaño de casi una lavadora pero afirma a Público que espera "conseguir reducir el tamaño y el precio de este dispositivo para 2017” hasta obtener una medida óptima y asequible al bolsillo.

Tal y como explica en el blog de su empresa Energeed, “el sistema de alta eficiencia de Genesys está concebido para reducir hasta un 80% el consumo eléctrico y ahorrar la potencia contratada un 75%”.

El invento puede abastecer de energía a viviendas de cualquier tipo con apenas un pequeño aporte procedente de la red eléctrica habitual. La verdadera innovación reside en el uso de lo que se conoce como la “potencia reactiva” desechada en los hogares y que este aparato recicla dándole “un verdadero aprovechamiento” para el ahorro energético.



La creación de Genesys, alerta a estos ingenieros que no han descansado hasta conseguir inversores que les permita iniciar la producción del increíble invento. José Juan Díaz, instalador eléctrico y socio de la empresa, aclara a Público que “la novedad del proyecto los ha llevado a tener muchas reticencias y críticas pero su comprobación es fiable al cien por cien con el proyecto piloto que tienen implantado” en su fábrica.

El reciente viaje de José Juan y Francisco hasta la ciudad de Altstätten en Suiza, les ha permitido arrancar verdaderamente el proyecto al crear de forma seriada las primeras unidades de Genesys. “Hemos conseguido financiar con una empresa la primera producción de 400 dispositivos porque en España no hemos logrado que confiaran en nuestro proyecto”.

Para su fabricación necesitaban un crédito de casi un millón de euros, lo que ha obligado a buscar un socio capitalista que se haga cargo de la fabricación. “La viabilidad de este ahorrador necesita previamente de una gran inversión, sobre todo para abastecer a la plantas industriales, al subir el coste de la máquina a unos 200.000 euros”. El dispositivo para hogares está en un proceso de modificación para que pueda resultar “asequible a los bolsillos de los consumidores y se pueda rentabilizar”, afirma José Juan.

Díaz destaca los grandes inconvenientes del invento a tener en cuenta y que están dificultando la implantación como es el elevado precio de salida. “Muchas empresas nos dicen lo vamos a probar pero el coste de instalación es altísimo y necesitamos que confíen en nuestro prototipo que tenemos en nuestra fábrica o que paguen esa prueba antes de hacer el pedido”, aclara.

La creación de las primeras unidades para este otoño ya ha generado los primeros clientes como la cadena de hoteles muy conocidos con ubicación en Sevilla que costeará la prueba para posteriormente implantarlo en el resto de la compañía. José Juan relata que “también han llegado ofertas de varias cadenas hoteleras en Punta Cana y en algunas plantas en Holanda”.

El choque con el gigante eléctrico

Los ingenieros de Genesys reconocen haber tenido varias reuniones con las eléctricas tras sacar su producto, que ya han registrado como patente en el mercado. Sin embargo, este equipo de investigadores andaluces, con una pequeña empresa ubicada en el pueblo sevillano del Viso del Alcor, prefieren que su invento “llegue a la gente para que ahorren en los hogares”. No se quieren vender a las grandes empresas, a pesar de las “ofertas recibidas”. Jose Juan habla de cifras en “millones de euros” ofertada por Endesa, Iberdrola o Abengoa.

Mariano Fraile, responsable de imagen y comunicación de la empresa recalca que no se trata de un invento con nuevos componentes. “El sistema está creado con elementos habituales en el ramo. No se ha inventado un aparato distinto. Con Genesys podemos cubrir el consumo de forma escalable. Desde una casa que necesite aproximadamente 3.000 watios hasta una subestación eléctrica que le da energía a un barrio completo, o desarrollar menor potencia para una bodega o si fuera necesario, a una sola autocaravana”. El precio de mercado del kilowatio lo tienen fijado en 1.800 euros. Un precio que resulta aún muy elevado para los consumidores.

¿Cuál es la clave?

El principal diferenciador de este producto se encuentra en el desfase de onda que produce para “distribuir la energía de una manera más eficiente”. Además, minimiza “la dependencia del combustible, lo que proporciona un sistema de alta disponibilidad energética las 24 horas del día y con 0,02% de emisiones”. Prácticamente sin impacto ambiental.

Según los investigadores de Genesys, con este invento se reducirían las grandes infraestructuras eléctricas. Los ingenieros recuerdan que “el modelo energético actual fuerza a la construcción de grandes plantas para la obtención y el suministro de energía, mientras que con Genesys estas infraestructuras dejan de ser necesarias”. La implantación del ahorrador reduciría “la obras faraónicas alejadas de los núcleos de población”.

Sin cortes ni interrupciones de luz

El principio básico exclusivo para su funcionamiento es el sistema data mining. El equipo detalla que “tiene como misión principal la de recopilar, de manera anónima, grandes volúmenes de datos, facilitando el aprendizaje automático de los modos de uso del sistema por parte del usuario”. Genesys crea un modelo matemático para predecir futuros fallos en la instalación. “Es uno de los dispositivos tecnológicos más seguros del mercado, evitando al usuario el colapso en sus instalaciones”. En caso de fallo, no se interrumpe la alimentación. Sólo se reduciría la potencia suministrada.

La reducción de su precio para el próximo año podría permitir a este grupo de ingenieros crear un importante volumen de ventas, que ya están empezando a gestionarse para plantas y grandes superficies. Sólo queda esperar que pueda implantarse, de forma económica, en los hogares.