Público
Público

‘Internet galáctica’ para los alienígenas

Un físico de partículas propone que los alienígenas ya podrían estar empleando su propia versión de la autopista de la información

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al físico de partículas John Learned, de la Universidad de Hawai (EEUU), no le sorprendería que el primer contacto de los extraterrestres con los humanos no se produjera mediante el clásico aterrizaje de presentación, sino por un canal mucho más adecuado a los tiempos: Internet. Learned propone que los alienígenas ya podrían estar empleando su propia versión de la autopista de la información. Pero como corresponde a una inteligencia superior, estos seres no emplearían máquinas más o menos sofisticadas, sino que aprovecharían las mayores balizas ya inventadas por la naturaleza: las estrellas.

Según publican Learned y sus colaboradores en la web arXiv.org, la idea hace uso de un tipo de estrellas variables llamadas cefeidas, que brillan en pulsos rítmicos muy regulares y luminosos, visibles a una distancia de 60 millones de años luz.

Learned, experto en un tipo de partículas subatómicas de alta energía llamadas neutrinos, afirma que un chorro de estos corpúsculos dirigido hacia una cefeida podría modificar su pulsación, acortando su ciclo. De este modo, dice Learned, las estrellas normales y alteradas equivaldrían a los ceros y unos de un código binario, lo que permitiría cifrar información y transmitirla a gran distancia.

Pero Learned lleva su idea más allá de la pura especulación. Está tan convencido de la viabilidad del sistema que propone revisar los datos ya disponibles sobre cefeidas en busca de mensajes extraterrestres: “Si existe, se revelaría con un análisis de los datos ya disponibles”, afirma.

“La belleza de la idea es que tenemos más de un siglo de datos de variabilidad de las cefeidas, así que bastaría una nueva mirada para detectar la interferencia de la firma extraterrestre”, agrega.

Para Seth Shostak, científico del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, es una “sugerencia interesante”. Shostak recuerda que Rusia ya barajó en su día una idea parecida.