Público
Público

Arranca el proyecto del arca de Darwin

Un consorcio leerá el ADN de 10.000 especies de vertebrados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo internacional de científicos se dispone a leer el texto más largo y complejo jamás abordado: 30 billones de letras minúsculas encerradas en las células de animales como el delfín, el rinoceronte y la jirafa. El consorcio, formado principalmente por investigadores de EEUU, anuncia hoy un proyecto para secuenciar el genoma de 10.000 especies de vertebrados, los animales con columna y cráneo, como los seres humanos.

El plan, conocido como Genome 10k, servirá para resolver 'la mayor novela policiaca de la ciencia', según el biólogo David Haussler, de la Universidad de California: cómo evolucionó este grupo de seres vivos. 'Nadie sabe cómo obtuvieron su trompa los elefantes, ni cómo aparecieron los lunares en los leopardos', asegura Haussler, uno de los promotores de este arca de Darwin.

Pese al optimismo del anuncio, que se publica hoy en Journal of Heredity, el proyecto parece una carrera de obstáculos. Los investigadores necesitan unos 33 millones de euros, y no los tienen. Y, además, pretenden utilizar una tecnología que todavía no existe. Secuenciar el genoma humano costó unos 2.000 millones de euros y 10 años de trabajo. Ahora, los 70 investigadores del proyecto Genome 10k, entre los que no se encuentra de momento ningún español, ansían leer el genoma de una especie en menos de una semana y a un precio inferior a 3.300 euros.

Pese a las apariencias, los investigadores no sufren ningún tipo de enajenación mental, como explica otro de los fundadores del proyecto, Stephen J. OBrien, jefe del Laboratorio de Diversidad Genómica en el Instituto Nacional del Cáncer de EEUU: 'Con la tecnología actual, descifrar un genoma cuesta entre 33.000 y 66.000 euros. Sólo hace falta que el precio caiga un poco más para que la secuenciación de 10.000 genomas sea posible'. Además, esperan que la tecnología necesaria esté disponible en uno o dos años. Y respecto al dinero, dicen, ya llegará. '¿Cómo consigues 33 millones? Pídelos amablemente y presenta argumentos convincentes', se responde Haussler.

Parece que estas buenas razones existen a espuertas. Todos los vertebrados, desde el ser humano al ornitorrinco, descienden de una única especie marina que pululó por el planeta hace unos 500 millones de años. A partir de este animal, del que se sabe poco, los vertebrados conquistaron los océanos, se adueñaron de la tierra y despegaron hacia el cielo. Por el camino, aparecieron dientes, cuernos, trompas, alas y, en el caso de los humanos, un lenguaje complejo, cultura y tecnología. El zoo de los 10.000 genomas podría desenmascarar este proceso evolutivo.

El proyecto Genome 10k también podría apuntalar los esfuerzos por salvar algunas especies en peligro de extinción. El objetivo de los investigadores es obtener muestras de ADN de especies amenazadas o, incluso, ya desaparecidas del planeta. Esta biblioteca genética serviría entonces para comprender los métodos utilizados por cada especie para sobrevivir en cada trance de su historia. Según sus promotores, los genomas ayudarían a predecir la respuesta de los vertebrados a crisis como el cambio climático. Sólo necesitan los 33 millones.