Público
Público

Un fármaco alarga la vida un 40% en ratones

La rapamicina se descubrió en la isla de Pascua y se emplea en trasplantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los imponentes moáis tallados en piedra volcánica no son el único tesoro que aloja la isla de Pascua. Una sustancia descubierta en este lugar hace más de 40 años resultó ser uno de los medicamentos más efectivos para evitar rechazos después de un trasplante. Ahora, un equipo de investigadores ha demostrado que ese mismo compuesto también es capaz de alargar casi un 40% la vida de los ratones en edad avanzada.

La sustancia en cuestión es la rapamicina (cuyo nombre proviene del nombre original de la isla de Pascua, Rapa Nui). Según el estudio, que publicó ayer Nature en su edición digital, este compuesto alargó la vida de los ratones hembra hasta un 38% y la de los machos hasta un 28% en comparación con otros animales que no recibieron el tratamiento. Esto equivaldría a una extensión de 8 a 12 años de vida en humanos, explica a Público David Harrison, investigador del Jackson Laboratory (EEUU) y uno de los autores del estudio.

El equipo usó familias de ratones con gran variedad genética que tenían 600 días de vida, equivalentes a 60 años en humanos, señala Harrison. 'Ninguna otra sustancia ha sido tan efectiva cuando el tratamiento se inicia a tan avanzada edad y en poblaciones tan diversas', destaca.

El trabajo es un proyecto del Instituto Nacional de Envejecimiento de EEUU, en el que se analizarán sustancias que tengan potencial para alargar la vida. Los experimentos se realizaron simultáneamente en tres departamentos del Jackson y en las universidades de Michigan y Texas.

'Este estudio es un hito en este campo', explica a Público el investigador de la Universidad de Harvard David Sinclair, que no ha participado en el estudio. Sinclair investiga con resveratrol, otra prometedora sustancia estrella antienvejecimiento que proviene del vino tinto. 'Aunque aún está en una fase muy preliminar, este estudio confirma que, en principio, es posible desarrollar fármacos contra el envejecimiento', destaca.

No obstante, advierte de que hoy la rapamicina no es una opción debido a sus efectos secundarios. Esta sustancia no deja de ser un potente medicamento que bloquea el sistema inmune, lo que ayuda a que los pacientes no rechacen un órgano después de un trasplante, pero tiene muchos otros riesgos. Aún se ignora por qué la rapamicina alarga la vida. Lo más probable es que sea por su acción sobre la proteína TOR, relacionada con el envejecimiento. Esta acción de la rapamicina sobre TOR alarga la vida de hongos, gusanos y moscas. Los nuevos datos incluyen por primera vez a un mamífero y añaden a la lista el modelo animal más usado.

Pero aún queda un largo camino por recorrer. Primero, los investigadores deberán comprobar si los ratones longevos también gozan de salud o si por el contrario sus órganos han sufrido daño. También tendrán que encontrar la manera de potenciar los beneficios de la rapamicina sobre el envejecimiento sin que esta cause efectos secundarios. Según un comentario al artículo en Nature firmado por dos expertos de la Universidad de Washington, 'alargar la vida con una píldora es todavía ciencia ficción, pero estos resultados aportan razones para el optimismo'.