Público
Público

Hogares para los parias de la ciencia

Dos nuevas publicaciones científicas en Internet admiten los trabajos que no tienen sitio en otras revistas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este mes han aparecido dos sitios en Internet creados para publicar los artículos que no pasan el filtro de otros foros científicos. La idea parece surgida de la fantasía de uno de esos alumnos que justifican los suspensos porque el profesor le tiene manía, pero sus autores aseguran que sus motivos son razonables.

Uno de esos espacios es Rejecta Mathematica, creado para dar una segunda oportunidad a artículos rechazados por otras revistas científicas (el rechazo es un requisito indispensable). El objetivo de Rejecta, en principio, no es enmendar la plana a los científicos y editores que decidieron no publicar los artículos en sus revistas. Se asume que gran parte de estos trabajos contendrán errores, pero aun así creen que de muchos de ellos se pueden extraer enseñanzas.

El rechazo de una revista científica es imprescindible para aparecer en Rejecta

Los artículos defectuosos pueden evitar a otros investigadores seguir una línea de investigación que no lleva a ningún sitio o contener ideas inútiles en el planteamiento del autor, pero útiles en otros contextos. En el mejor de los casos, el sitio no renuncia a convertirse en un hogar para genios incomprendidos con ideas demasiado innovadoras para ser aceptadas por la ciencia oficial.

En las páginas de Rejecta, los científicos tienen la oportunidad de hablar sobre el proceso de revisión que acabó con una carta de rechazo. La idea es que haya una reflexión sobre qué pudo fallar, pero, como se puede ver en el primer número de la revista, el de julio, ese espacio también servirá para el desahogo de los despechados.

En uno de estos primeros artículos, un autor califica la revisión de su trabajo como 'estrecha de miras' e 'ignorante' y califica la política de publicación de la revista que le rechazó como 'defectuosa'.

ArXiv no tiene revisión, pero algunos consideran excesivos sus filtros

Más extrema que Rejecta es la propuesta de Phil Gibbs, el creador de vixra.org. Esta web surgió para acoger los artículos que no acepta arxiv.org, un sitio de prepublicación, sin revisión previa, donde se publican trabajos para su discusión a la espera de ser aceptados por revistas científicas.

Hace 20 años, los físicos solían enviar copias de sus trabajos al CERN (Laboratorio Europeo de Física de Partículas) para que esta institución los redistribuyese a otros centros de investigación. Este servicio era importante porque el proceso de revisión de las revistas científicas era demasiado lento para mantener el rápido ritmo de descubrimientos en el campo de la física de altas energías. En 1991, Paul Ginsberg, que consideraba que el sistema aún era lento, aprovechó las posibilidades de Internet y creó ArXiv. El sistema de publicación es muy abierto comparado con el de las revistas científicas, pero Gibbs considera que pone obstáculos que impiden la publicación de las ideas más innovadoras.

Para publicar en ArXiv, es necesario contar con un investigador que apruebe la publicación. Estos investigadores pueden perder su posición si dejan publicar un artículo que después se considere inconveniente. Según Gibbs, esto favorece que sólo se publiquen artículos poco arriesgados. 'La física fundamental está bloqueada y sólo se realizan lentos progresos en áreas como la teoría de cuerdas. Lo último que queremos es un sistema que filtra las nuevas ideas y anima a la gente a mantenerse dentro de caminos bien asentados', afirma.

Una solución propuesta por Gibbs consistiría en añadir una sección especial en ArXiv para las teorías en principio más descabelladas.

Los responsables de la web afirman que su trabajo de filtro es necesario para mantener al mínimo la cantidad de 'basura' publicada. Una cantidad que muchos consideran ya excesiva.

'El objetivo de ArXiv es servir a los intereses de la comunidad científica y no de personas ajenas que añaden más ruido', ha dicho el fundador de la web, Paul Ginsberg.