Público
Público

Investigadores de Barcelona consiguen crear una 'capa de invisibilidad'

El dispositivo haría invisibles los objetos a un determinado tipo de luz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hacer invisible un objeto ha sido siempre un sueño de la ciencia que sólo se ha convertido en realidad en el terreno de la ciencia ficción. Sin embargo, un grupo de científicos está ahora un poco más cerca de conseguirlo. Investigadores del Departamento de Física de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han avanzado en el diseño de un dispositivo que hace invisibles los objetos a un determinado tipo de luz y mediante campos magnéticos.

El dispositivo consigue crear una capa de invisibilidad mediante el cambio magnético en el interior del objeto. Un 'truco' que lo hace completamente indetectable a estas ondas.

La investigación se sustenta sobre una idea inicial de los ingleses Ben Wood y John Pendry -considerado el padre de los metamateriales-, y supone un paso adelante en la carrera para conseguir dispositivos que permitan alcanzar la invisibilidad a las frecuencias de luz visible.

Los científicos pensaban que construir estas 'capas de invisibilidad' sería una tarea imposible, dado que la trayectoria de la luz en un medio está determinada por sus propiedades eléctricas y magnéticas, y estas propiedades tienen unos valores que impedían la invisibilidad y que, hasta hace poco, se consideraban inalterables.

Pero descubrimientos científicos recientes han revelado que estos valores sí se pueden modificar, construyendo materiales artificiales con propiedades físicas exóticas: los metamateriales.

El metamaterial diseñado por el grupo de la UAB consiste en una red irregular de placas, que dan al material unas propiedades magnéticas precisas, permitiendo crear zonas invisibles al campo magnético y a campos electromagnéticos de baja frecuencia.

Según el director de la investigación, Àlvar Sánchez, 'se trata de un diseño que funciona a la perfección en las simulaciones teóricas y nos acerca al sueño de la invisibilidad'.

Pero Álvar Sánchez considera que aún queda un largo camino por recorrer: 'Ahora falta un paso muy importante: construir un prototipo en el laboratorio y aplicar este hallazgo a mejorar la tecnología de detección de campos magnéticos', señaló.