Publicado: 06.11.2014 11:04 |Actualizado: 06.11.2014 11:04

La ISS evita por los pelos un accidente a lo 'Gravity'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Estación Espacial Internacional se vio amenazada por los desechos espaciales semana pasada. Un carguero de la ESA atracado al complejo orbital solventó el problema disparando sus propulsores para empujar la plataforma orbital y sus seis ocupantes fuera de peligro. Esta es la primera vez que los socios internacionales de la Estación han evitado desechos espaciales con tanta urgencia, informa la ESA en un comunicado. Las estaciones terrestres rastrean continuamente basura espacial - fundamentalmente restos de coehtes y satélites en desuso - para evitar las colisiones potencialmente peligrosas. Una mancha de pintura puede causar daños importantes si viaja a 28.000 kilómetros por hora. Cuando se da la alarma, los equipos de tierra pueden mover la Estación a una órbita más segura.

Los cálculos a veces tardan horas - esto es ciencia espacial - pero, afortunadamente, la mayoría de las veces, la red de radares da aviso con suficiente antelación. A veces, un objeto peligroso puede deslizarse a través de la red o su comportamiento errático hace difíciles las predicciones exactas. Aquí es donde entró en juezo el ATV Georges Lemaître el 27 de octubre. Un pedazo del satélite ruso Cosmos-2251 salío disparado después de chocar con otro satélite en 2009 estaba en un curso de colisión con la Estación Espacial Internacional. El objeto tenía alrededor del tamaño de una mano y los cálculos mostraron que pasaría a 4 kilómetros, demasiado cerca para estar tranquilos.

Apenas seis horas antes del posible impacto, las cinco agencias de la estación espacial acordaron una maniobra de emergencia. El equipo del Centro de Control del ATV en Toulouse, Francia, provocó una elevación de 1,8 kilómetros por hora, suficiente para elevar la estación de 420 toneladas en un 1 km y sacarla fuera de peligro.

Antes de 2012, si un objeto fera descubierto dentro de las 24 horas de una choque potencial, los astronautas regresaban a su nave espacial de transporte, preparados para la evacuación y esperando lo mejor. Desde 2012, son posibles maniobras de emergencia en menos de 24 horas gracias al uso de la nave de abastecimiento Progress, pero ninguna estaba atracada a principios de esta semana. ATV han sido capaces de realizar esta maniobra desde el año pasado, a partir del ATV Albert Einstein, pero sus servicios no habían sido necesarios durante su misión.

A pesar de que esta forma de esquivar los escombros utiliza una maniobra predefinida, se tomó gran cuidado para asegurarse de que la medida no empujase a la estación a una órbita peor o afectase el acoplamiento de la nueva Progress llegada la semana pasada. "Esto es para lo que el equipo del Centro de Control del ATV entrena", dijo el director de vuelo de la ESA, Jean-Michel Bois. "Siete días a la semana, 24 horas al día, estamos listos para reaccionar y a menudo se practica en simulaciones".

En estrecha coordinación con los centros de control de la estación en Moscú, Rusia y Houston, EE.UU., el equipo de ATV mandó un orden de propulsión de cuatro minutos al ATV a partir de las 17:42 GMT. Después de la entrega de más de 6,6 toneladas de suministros, combustible y gases, Georges Lemaître se desacoplará en febrero y arderá inofensivamente en la atmósfera.