Público
Público

Japón, al borde del apagón nuclear

El país asiático tendrá parados desde mañana el 93% de sus reactores atómicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Japón sólo le quedan cuatro reactores generando energía eléctrica desde que hoy miércoles los técnicos de Tepco llevaron a parada de mantenimiento la unidad número 5 de la central de Kashiwazaki-kariwa, situada en la costa oeste del país.

De este modo, quedan parados 50 reactores, el 93% de los ingenios atómicos que producían electricidad antes de la catástrofe del 11 de marzo de 2011. En concreto, la energía atómica nipona está al 8,1% de su capacidad de generar electricidad. Las operaciones para revisar el reactor durarán cinco meses (nota de Tepco en inglés), pero se desconoce cuándo volverá a ponerse en marcha puesto que dependerá de las pruebas de resistencia.

Ahora, la compañía Tepco sólo tiene operativo en todo el país el reactor número 6 de la misma central, que será el único que suministre energía al área metropolitana de Tokio, con más de 30 millones de habitantes. De hecho, Tepco -que contaba con 17 reactores- ha retrasado la fecha programada para la parada de mantenimiento de esa unidad, que debía ser el 10 de marzo, hasta el 2 de mayo.

Para compensar la caída de la producción de energía atómica en la región, Tepco potenciará la capacidad de las centrales térmicas, a la vez que reclama a particulares y compañías que traten de minimizar el consumo. El ministro de Comercio e Industria, Yukio Edano, alertó la semana de que es probable que todos los reactores nipones estén apagados en verano, cuando se producen los picos de demanda, lo que provocaría cortes de luz.

Mientras, Japón trata de reanudar el funcionamiento de dos de los reactores de otra central, la de OHi en Fukui, después de que la Agencia de Seguridad Nuclear nipona (NISA) le diera el visto bueno a sus pruebas de resistencia.

Las autoridades locales no se atreven a ordenar la puesta en marcha de los reactores parados desde que Fukushima torciera la imagen pública de la energía nuclear. Por ejemplo, Tepco ya ha cumplido con los requisitos de las pruebas de estrés para los reactores 1 y 7 de Kashiwazaki-kariwa, pero el Gobierno regional se niega a autorizar su encendido hasta que considere que se ha investigado adecuadamente lo ocurrido en Fukushima.

Precisamente, hoy miércola acude a Fukui un equipo de expertos del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) con la intención de dar el visto bueno al resultado de las pruebas de resistencia aprobadas por NISA. Estos técnicos han acudido a Japón a petición del Ejecutivo nipón.