Público
Público

Los jefes de Las Cruces avalan la mina ante el juez

Niegan que contaminaran un acuífero y que incumplieran los permisos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los responsables de la mina Cobre Las Cruces, ubicada a 10 kilómetros de Aznalcóllar (Sevilla), negaron ayer ante la jueza Ana Escribano haber contaminado un acuífero que abastece a la población, según informaron a Público fuentes judiciales. François Fleury, director general de la compañía cuando se produjeron los hechos, y William Thomas Willliams, director de Minas, comparecieron ayer en calidad de imputados por supuestos delitos contra el medio ambiente y daños al dominio público valorados en 322.381 euros. Hoy están citados, también como imputados, el director de Gestión de Aguas, Juan Carlos Baquero, y la directora del área de Medio Ambiente, Paz Cosmen.

Según la fiscalía, que presentó una querella a raíz de las reiteradas denuncias de Ecologistas en Acción, la empresa, que explota la mayor mina a cielo abierto de Europa, efectuó perforaciones ilegales de pozos y causó un desequilibrio en el sistema de drenaje e inyección que originaron una 'grave alteración del curso de las aguas' y contaminaron con arsénico el acuífero Niebla-Posadas. Ello, añade la fiscalía en su denuncia, puso 'en peligro a las personas y el entorno'.

Según fuentes del caso, en un duro interrogatorio, los directivos insistieron ayer en su correcta actuación desde el punto de vista medioambiental, avalaron el proyecto minero con todas sus garantías y se enrocaron en la defensa que han mantenido hasta el momento: ni Cobre Las Cruces ha contaminado ningún acuífero, ni ha extraído más agua de la que tiene que reponer ni ha incumplido los permisos que la Administración ha ido concediéndole desde 2003.

La Junta de Andalucía, sin embargo, ya le ha abierto varios expedientes sancionadores por esos hechos que la empresa niega. Una de las inspecciones de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, en 2008, dio lugar incluso a la paralización de los trabajos en la corta minera. En otra revisión, hace apenas unos meses, la Consejería andaluza de Medio Ambiente detectó que la empresa había incumplido una de las condiciones clave que le había permitido retomar los trabajos: compensar el agua extraída del acuífero en cuestión. Sobre este déficit, que la Junta cifra en unos 800.000 metros cúbicos, Cobre Las Cruces aseguró en un comunicado reciente que había adquirido derechos de agua a propietarios del entorno por valor superior a 1.200.000 metros cúbicos para compensar las pérdidas ocasionadas.

Ayer, la empresa, participada al 70% por la canadiense Inmet Mining, no quiso realizar ninguna valoración sobre la comparecencia de ambos directivos, a la espera de que declaren hoy los otros dos.