Público
Público

El jueves de madrugada se producirá un eclipse total de Luna

Comenzará a la 1.35 de la madrugada y es el último de la década Así será el eclipse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si el tiempo no lo impide (la previsión meteorológica es de cielos cubiertos), a partir de la 1.35 de la madrugada del jueves podrá observarse desde España un eclipse total de Luna. El eclipse durará 5 horas y 42 minutos y tendrá su máximo a las 4.26 de la madrugada, hora peninsular. El tono rojizo que el fenómeno proporcionará al satélite alcanzará en ese momento su punto más intenso.

Al contrario de lo que sucede con los de Sol, la contemplación de un eclipse de Luna de manera directa no supone un riesgo para los ojos. No obstante, la utilización de prismáticos o un telescopio permite apreciar los detalles del fenómeno, que se observa mejor en lugares oscuros. El ojo humano necesitará de dos a tres minutos para distinguir la sombra, inmediatamente visible para quienes usen prismáticos.

Un eclipse de Luna como el de el miércoles por la noche –será el último similar de la década– se produce cuando la Tierra se interpone entre el Sol y el satélite. Entonces, el disco lunar se sitúa justo tras la sombra proyectada por nuestro planeta y es posible observar durante varias horas el oscurecimiento gradual de su superficie.

El eclipse de Colón 

Un eclipse similar al que se observará esta noche desempeñó su particular papel en la historia hace poco más de cinco siglos. En 1504, Colón y su tripulación se encontraban varados en Jamaica. Se estaban quedando sin comida y los habitantes de la isla, cada vez más hostiles, renunciaban a proporcionarles más víveres.

Colón, hojeando un almanaque astronómico compilado por un matemático alemán, se dio cuenta de que un eclipse total de Luna se produciría el 29 de febrero de 1504. Avisó a los líderes de los nativos y les advirtió de que, si no cooperaban, haría desaparecer la Luna del cielo durante la noche siguiente. La amenaza se cumplió y, a cambio de que les devolviese la Luna, los lugareños le ofrecieron toda la comida que Colón y su tripulación necesitaban hasta ser rescatados, en junio del mismo año.