Público
Público

Los koalas, camino de ser una especie amenazada

Un informe revela que su población ha descendido un 80% en varias zonas de Australia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando los primeros colonos británicos llegaron a tierras australianas había en aquel continente 10 millones de koalas. Hoy se calcula que apenas quedan 43.515 en libertad. El declive se ha acelerado en las últimas décadas, según un reciente informe del Parlamento australiano. Salvo la presencia de un hongo, el resto de las causas que han provocado tal descenso son humanas.

El informe buscaba conocer el estado de este marsupial, icono de Australia. Y sus concluciones son alarmantes. En primer lugar porque la población de koalas se está viendo afectada por una multitud de amenazas. El informe separa estos riesgos en dos categorías: las amenazas al hábitat del koala y sobre los individuos.

Las amenazas al hábitat incluyen las presiones inducidas por el hombre tales como el desarrollo urbano, la silvicultura, la minería, así como fenómenos climáticos como las sequías y los incendios forestales. Las amenazas directas a los ejemplares son las enfermedades, ataques de perros y los atropellos.

La pérdida de hábitat es la mayor de las amenazas que enfrenta la población de koalas, dejándolos más susceptibles a enfermedades como la clamidia y el retrovirus del koala. Además, provoca una fragmentación de las poblaciones, según recoge AFP. 

El informe considera probado el fuerte declive de la población de este bello animal. En el norte del país, el descenso ha sido del 80%, habiendo zonas donde se considera extinguido. Sin embargo, en algunas áreas del sur incluso su cifra ha aumentado, teniendo que ser gestionada su población.

El informe insta al gobierno a que estudie clasificar al koala como especie vulnerable y advierte de se necesita implementar medidas urgentes para evitar que acabe incluido en la lista de especies amenzadas. 

Por otro lado, los parlamentarios piden que se realice un censo completo de la población de koalas, incluyendo investigaciones genéticas, y el establecimiento de zonas protegidas en tierras del Gobierno.

'El Comité considera que si hubiera que incluir un símbolo de Australia tan importante en la lista de especies amenazadas sería una vergüenza nacional', recuerda el informe.