Público
Público

"Estamos lejos de desterrar la quimio"

Clifford Hudis. Oncólogo del Centro Sloan-Kettering y tesorero de la ASCO

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Clifford Hudis es un ejemplo de cómo funcionan los llamados Cancer Centers, los hospitales dedicados íntegramente al tratamiento de enfermedades oncológicas. Hudis, como la mayoría de sus colegas en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center deNueva York, sólo trabaja con un tipo de cáncer, el de mama, lo que le convierte en uno de los mayores expertos mundiales sobre esta enfermedad. Compagina su labor de asistencia e investigación con su cargo de tesorero de la Asociación Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO), que celebra hasta hoy en Chicago su reunión anual.

¿Cuáles han sido los principales avances presentados este año en el congreso de la ASCO?

En lo que se refiere a cáncer de mama, el primero es el estudio que demuestra que no siempre es necesario extirpar los ganglios de la axila a las mujeres con células cancerígenas en el ganglio que se analiza por sistema tras extirpar el cáncer, el denominado ganglio centinela. Hasta ahora, era la práctica habitual, pero un trabajo presentado aquí señala que esta práctica no aumenta la supervivencia y sí los efectos secundarios de las pacientes, a la vez que empeora su calidad de vida. El otro gran hallazgo se refiere a un nuevo fármaco, la eribulina que, al contrario que muchos de los medicamentos anunciados aquí, es una quimioterapia convencional; es decir, no es biológica ni un tratamiento personalizado. Sin embargo, hemos observado resultados muy buenos en un grupo de pacientes las enfermas de cáncer de mama avanzado para las que no había casi opciones terapéuticas.

¿Y los hallazgos más destacados en otros tipos de cáncer?

Me ha llamado mucho la atención el inhibidor del gen ALK crizotinib para el cáncer de pulmón, ya que trabaja en una mutación que, aunque afecta a sólo el 5% de los pacientes de este tipo de cáncer, es visible en la mayoría de los enfermos jóvenes y no fumadores. También es llamativo el resultado de ipilimumab para enfermos de melanoma previamente tratados, ya que se trata de un grupo de pacientes con un pronóstico muy malo y que, por primera vez, obtienen un aumento de la supervivencia con una nueva terapia.

La mayoría de los nuevos fármacos son terapias dirigidas a una mutación específica. ¿Cree que se está superando la quimioterapia tradicional?

No, creo que estamos muy, muy lejos de desterrar el uso de la quimioterapia. Se ha visto, incluso, con el fármaco que le comenté antes, que es una quimio tradicional. Si bien muchos medicamentos nuevos están dirigidos a mutaciones específicas y obtienen unos resultados más que aceptables, la mayoría de ellos sólo lo logran en combinación con la quimoterapia tradicional.

Los avances en cáncer son continuos. ¿Cree que es posible para el oncólogo mantenerse actualizado?

Sí, es posible. Pero, además, es imprescindible. Cada vez está más claro que el cáncer no es una enfermedad, sino cientos. Es más, incluso cada tipo de cáncer se podría decir que son varias patologías. Esto supone un reto para el oncólogo, que tiene que tener la capacidad de ofrecer la mejor opción en cada momento a cada paciente. No se trata de que lo sepa todo, sino de que tenga las herramientas necesarias para poder localizar la información. Sin duda, es un desafío educativo.

La semana pasada, se habló de un test que detecta el cáncer en la sangre cinco años antes de su diagnóstico. ¿Qué piensa de este avance?

En primer lugar, que es muy preliminar . En segundo, y lo más importante, es que no tiene sentido descubrir que hay un cáncer si no se puede tratar, eso es lo que hace tan difícil conseguir pruebas de cribado [chequeos sistemáticos, como la mamografía] eficaces. ¿Qué pasaría si uno va al médico y le dice: 'usted tiene cáncer, pero no sabemos dónde y no se lo podemos tratar?'.