Público
Público

Londres culpa a China del fiasco de Copenhague

El Gobierno sostiene que Pekín impidió que se firmara un acuerdo vinculante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno británico ya tiene un culpable del fracaso de la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático. El ministro de Energía, Ed Miliband, acusó ayer directamente a China de haber impedido el establecimiento de límites a la emisión de CO2 que sean vinculantes.

“No alcanzamos un acuerdo con reducciones del 50% en las emisiones globales ni del 80% para los países desarrollados para 2050 –denunció Miliband–. Ambas cifras fueron vetadas por China, a pesar del apoyo de los países desarrollados y una gran mayoría de los subdesarrollados”. 

El ministro sólo se refería a China en el artículo publicado en The Guardian , pero sus asesores identificaron también a Sudán, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Cuba, como los países que bloquearon el acuerdo.

El primer ministro, Gordon Brown, insistió en la misma idea y llegó a pedir ayer una reforma de las instituciones internacionales para que éstas puedan asumir responsabilidades globales. “Nunca más deberíamos permitir que un acuerdo global hacia un futuro más verde sea secuestrado por un puñado de naciones”, dijo en una intervención.

Sin embargo, Londres no se ha atrevido a manifestar la misma repulsa con la estrategia negociadora de EEUU en Copenhague.

Una vez que quedó claro que China no aceptaría un pacto vinculante, las posibilidades de éxito de la cumbre desaparecieron. Barack Obama no podía presentarse en Washington con un acuerdo que dejara fuera a China e intentar convencer a un reticente Senado sobre la necesidad de recortar las emisiones.

El Gobierno chino dice estar satisfecho con el resultado de la cumbre. Afirma que es necesario que los países desarrollados asuman que tienen una responsabilidad mayor en el cambio climático.