Público
Público

López de Uralde será juzgado el lunes en Dinamarca

El ex director de Greenpeace se expone a penas de hasta tres años de cárcel por colarse en el palacio de la reina danesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alquilaron unas limusinas, colocaron una matrícula con el número 007 en referencia a James Bond, ataron con calcetines unas falsas credenciales a los limpiaparabrisas y se colaron casi hasta la cocina en la cena de gala organizada por la reina Margarita para los líderes mundiales presentes en la cumbre del clima de Copenhague. Los 11 activistas de Greenpeace que consiguieron burlar la seguridad del palacio de Christiansborg el 17 de diciembre de 2009 se exponen ahora a penas de hasta tres años de prisión y multas de miles de euros. Un año y medio después, el juicio comenzará el próximo lunes, 20 de junio.

Cuatro de los activistas, entre ellos el entonces director de Greenpeace España, Juan López de Uralde, ya pasaron 20 días en prisión. Se comieron las uvas en una cárcel de Copenhague. Su delito es haber desplegado en el palacio dos pancartas con el lema: 'Los políticos hablan, los líderes actúan'. Aquella noche del 17 de diciembre sólo quedaba un día para el final de la cumbre del clima de la ONU. En las dos semanas previas, 2.000 delegados de 192 países y casi 60 jefes de Estado y de Gobierno habían sido incapaces de llegar a un acuerdo sobre el recorte de emisiones de CO2 necesario para frenar el calentamiento global. Finalmente, la cumbre se cerró con un acuerdo de mínimos, no vinculante y sin objetivos de reducción de emisiones.

Se le acusa de un delito contra la reina, un cargo sin emplear desde 1934

La Fiscalía danesa acusa a los 11 activistas de allanamiento de morada, falsificación de documentos y suplantación de funcionario público. Además, el ministerio fiscal ha recurrido a un cargo que según Greenpeace no se empleaba desde 1934: delito contra la reina. Además de la monarca, en el palacio se encontraban presidentes y jefes de Estado como el español José Luis Rodríguez Zapatero, el francés Nicolas Sarkozy o el venezolano Hugo Chávez. También estaban presentes el primer ministro británico, Gordon Brown, y la canciller alemana, Angela Merkel.

López de Uralde viajará a Copenhague a declarar. La segunda fase del juicio será el 19 de agosto, cuando hablarán el fiscal y los abogados. A partir de entonces, el juez tendrá 15 días para dictar sentencia. El ex director de Greenpeace, hoy embarcado en la construcción de un nuevo partido político verde, Equo, cree que la sentencia, sea cual sea, 'no afectará' a su carrera política. La intención de Equo es concurrir a las elecciones generales previstas para marzo de 2012.

Equo siente 'orgullo de tener un imputado por defender la Tierra'

Greenpeace defendió este viernes, en un comunicado, que lo único que hicieron los activistas fue 'reclamar pacíficamente a los líderes mundiales que estuvieran a la altura de las circunstancias en un momento histórico'. La actual directora de la ONG, Miren Gutiérrez, declaró que el objeto de la protesta en Copenhague sigue hoy 'más vigente que nunca'.

La activista noruega Nora Christiansen interpretó el papel de esposa de López de Uralde para entrar en el palacio de la reina. El español estaba acreditado como Jefe de Estado de la Madre Tierra. 'Fue una protesta creativa y pacífica, en un momento clave de las negociaciones de la cumbre del clima, pero nos acusan de cargos muy serios', señala Christiansen en conversación telefónica desde Copenhague. La ecologista, de 35 años y con dos hijos pequeños, fue inmediatamente encarcelada, como López de Uralde. Pasaron 20 días en prisión preventiva y en régimen de aislamiento.

'En este caso todo ha sido muy raro. Yo me esperaba una multa y pasé 20 días en la cárcel. Y ahora la fiscalía pide años de prisión. Es totalmente desproporcionado', opina.

No fueron los únicos que acabaron arrestados durante la cumbre. En Dinamarca, la Policía tiene derecho a llevar a cabo 'detenciones preventivas para asegurar el orden público'. Las fuerzas de seguridad detuvieron de esta manera a más de 1.500 personas para evitar que participaran en manifestaciones. Cuando concluían las protestas, eran liberados.

Para la fundación Equo, embrión del futuro partido, el juicio a López de Uralde 'intenta tapar el fracaso' de la cumbre de Copenhague. En un comunicado, Mario Rodríguez, portavoz de Equo, aseguró que su organización está 'orgullosa de tener un imputado por defender la Tierra' en sus filas.