Público
Público

La luna llena desata el temor a una mayor actividad volcánica en la isla

Los científicos sólo han constatado un pequeño vínculo entre las fases lunares y las erupciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La luna llena de hoy en El Hierro ha disparado los miedos a una virulenta erupción submarina en la isla, como ya ocurrió en 2002 en el volcán Monte Mayón, en Filipinas. 'Siempre dicen que cuando la Luna...; siempre hay algo', resumía una anciana herreña el miércoles en la televisión pública canaria.

Los temores tienen una base científica. Los cazadores de volcanes Steve y Donna O'Meara, instalados en Hawái, han investigado esta presunta relación entre las fases lunares y las erupciones volcánicas, sospechada desde tiempos ancestrales. Entre otras, los dos científicos han hallado una influencia aparente de la Luna en la erupción del Krakatoa en 1883.

'No decimos que simplemente siguiendo la Luna se pueda predecir una erupción volcánica', admitía no obstante Steve O'Meara a National Geographic poco después de estudiar el efecto lunar en el volcán italiano Estrómboli y corroborar su hipótesis.

Aunque mucho más desconocido que su efecto sobre el nivel del mar, la atracción gravitatoria de la Luna también provoca mareas en tierra firme, sólo detectables con los instrumentos más sensibles. Con la luna llena, cuando la Tierra, el Sol y la Luna están alineados, esta marea terrestre alcanza su máximo. Si un volcán está lleno de magma, como ocurre en El Hierro, la fuerza de la Luna y el Sol al alimón ayudaría a comenzar la erupción, que después continuaría con vida propia.

El Servicio Geológico de EEUU (USGS) da por buena esta relación. Según este organismo de referencia, un estudio realizado por dos científicos hace más de 25 años, con un registro de 680 erupciones desde 1900, halló 'una mayor probabilidad de erupción en los momentos de máxima amplitud de la marea [terrestre]'.

Otro análisis, elaborado por el vulcanólogo Daniel Dzurisin, encontró un 90% de probabilidad de que las mareas quincenales (en luna llena y nueva) influyeran en las erupciones del Kilauea, en Hawái, tras estudiar 52 erupciones históricas. Dos terceras partes de los estallidos se produjeron cerca del máximo quincenal. Pero Dzurisin no vio ninguna correlación en el vecino Mauna Loa.

Para el USGS, las mareas lunares no son más que 'uno de los muchos mecanismos' que intervienen en la erupción de un volcán. En el ejemplo del Kilauea, el organismo recuerda que ha habido cerca de 3.900 picos de marea desde 1832. Unos 3.850 pasaron sin causar una erupción, lo que deja un 1% de probabilidad de que la Luna provoque el inicio de una erupción en este volcán.