Público
Público

Un lustro intentando salvar las criaturas más extrañas

El proyecto EDGE estudia las especies con una historia evolutiva singular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Son muchas las especies amenazadas por la acción del hombre. Pero algunas tienen además la particularidad de ser únicas. Un proyecto de la Sociedad Zoológica de Londres lleva cinco años intentando salvar a las criaturas con una historia evolutiva más extraña. Han tenido algunos éxitos, pero algunos de esos animales tan diferentes ya dejaron de existir.

Después de seis expediciones, cinco especies capturadas por la cámara por primera vez, tres redescubiertas y el hallazgo de un animal completamente nuevo, el programa EDGE cumple cinco años. El nombre es un acrónimo de Evolutionarily Distinct and Globally Endangered (Evolutivamente Distinto y Globalmente en Peligro de Extinción). Lanzado por la ZSL en 2007, el programa fue creado después de que los científicos desarrollaran un nuevo método de puntuación de los animales sobre la base de sus diferencias genéticas y físicas respecto de otras especies. 

En estos cinco años, los expedicionarios de la ZSL han redescubierto desde el equidna de Attenborough, un extraño mamífero ovíparo que se creía extinguido hasta la captura fotográfica por primera vez del hipopótamo enano de Liberia o el descubrimiento de una especie potencialmente nueva de musaraña elefante y la toma de imágenes de una rara rana púrpura.

A las especies se les asigna una puntuación en función de su grado de historia evolutiva única (Distinción Evolutiva) ponderado por la urgencia de conservación (Peligro Global). En EDGE no son sólo tienen como objetivo a las especies por estar al borde de la extinción, sino también por ser únicas en su apariencia, vida y comportamiento. Su catálogo incluye desde especies poco conocidas, como las ranas púrpuras, a las más familiares, como los hipopótamos pigmeo y los panda. 

'Cuando lanzamos la lista top 100 de EDGE de mamíferos, nos dimos cuenta de que más de dos tercios de ellos estaban recibiendo poca o ninguna atención para su conservación. La situación es aún más sombría para los anfibios y las especies de coral de EDGE', dice el director del Programa EDGE, Carly Waterman. 'Desde que comenzamos nuestro trabajo hemos logrado avances medibles para la conservación de más de 20 especies, pero aún tenemos un largo camino por recorrer para alcanzar nuestro objetivo de asegurar el futuro de todas las especies del top 100 de EDGE. 

Entre los casos en los que no llegaron a tiempo está el del baijí o delfín del Río Yangtzé. Fue el mamífero con mayor clasificación en EDGE cuando se publicó la primera lista en 2007, lo que significa que era el animal más singular y en peligro de extinción del planeta. Sólo siete meses después, fue declarado funcionalmente extinto, siendo el primer gran vertebrado en extinguirse en 50 años y la única especie de cetáceo llevado a la extinción por la actividad humana.

'Una vez que estas especies únicas se han perdido, toda una rama de árbol de la evolución del mundo se ha ido para siempre. No debemos permitir que eso suceda', cuenta Waterman.

La próxima expedición será a Panamá para evaluar la situación del perezoso pigmeo (en la imagen), el más pequeño del mundo y la más amenazada de las especies de perezosos. Carly añadió: 'Puede ser demasiado tarde para el baijí, pero con la ayuda de la comunidad mundial de seguidores, el equipo de EDGE está decidido a que las especies más extraordinarias del mundo reciban la atención que merecen'.