Público
Público

Mars 500 excluye a mujeres porque "no hay teléfono"

El director ruso del 'gran hermano' marciano alega que el aislamiento es más duro para ellas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los seis hombres que pasarán 520 días encerrados en un búnker espacial de Moscú para simular un viaje a Marte comenzaron ayer su encierro tras despedirse de sus familiares. Aunque más de mil mujeres se presentaron voluntarias para participar en Mars 500, su ausencia está justificada, según Boris Morukov, director del proyecto, porque 'para una mujer es más duro que te saquen de tu vida y te aíslen', explicó ayer a Reuters. 'Lo más importante es la motivación, y las limitaciones molestarían a las mujeres; aquí no se puede hablar por teléfono', remachó momentos antes de que comenzase el experimento, cofinanciado por la Agencia Espacial Europea (ESA).

Se alistaron más de mil voluntarias, un 10% del total de candidaturas

El jefe de la Unidad de Ciencias de la Vida de la ESA y uno de los responsables del Mars 500 por parte europea, Patrik Sundblad, intentó matizar las palabras de Morukov. 'Lo que quiso decir -explicó a Público- es que si una misión como esta es ya de por sí difícil, sería mucho más complicada con un grupo mixto'. 'La razón de que no haya mujeres entre la tripulación es que hubo muchas menos solicitudes femeninas que masculinas', dijo.

Según Sundblad, entre el 8% y el 10% de los solicitantes fueron mujeres el total de candidatos rondó los 10.000 y, aunque hubo candidatas que hicieron progresos durante el proceso de selección, ninguna pasó la criba final en la que se eligió a nueve hombres tras las pruebas médicas, psicológicas y de compatibilidad. Los elegidos fueron tres rusos, dos europeos y un chino, así como tres suplentes, también hombres, explicó Sundblad.

El proyecto será el experimento de aislamiento más largo realizado por los socios europeos y rusos. En este año y medio, se realizarán hasta cien experimentos sobre la salud mental y física de los participantes. El proyecto lo dirigen la agencia espacial rusa, Roscosmos, y el Instituto de Problemas Biomédicos (IPBM) de Moscú, donde se encuentra el búnker en el que se realiza la prueba. La ESA participa como 'socio principal'. Según Sundblad, ninguno de los organizadores descartó la posibilidad de que hubiera mujeres en la tripulación y añadió que ya planean proyectos similares en los que participarán voluntarias.

La ESA matiza al ruso diciendo que ninguna pasó la selección

'Comenzad el experimento', ordenó ayer Igor Ushakov, director del IPBM, a los seis voluntarios. 'A la orden', contestó el ruso Alexei Sitev, comandante de la misión, antes de entrar en la 'instalación de aislamiento' junto a su tripulación. La escotilla se cerró a las 13.49 hora de Moscú. Si no hay problemas, no se abrirá hasta noviembre de 2011.

'Adiós Sol, adiós Tierra, nos vamos a Marte', escribió el francés Romain Charles en la primera entrada de su blog. Los participantes se llevan libros, películas, videojuegos e instrumentos musicales para pasar el rato. 'Estoy seguro de que no nos aburriremos', explicó Diego Urbina, un tripulante italo-colombiano que se lleva las obras completas de Gabriel García Márquez. 'Si pudiera, me llevaría a gente simpática, como Shakira y Angelina Jolie', explicó Urbina al diario El Tiempo.

'Han pasado dos semanas de entrenamiento intenso, así que hoy les daremos tiempo para que tomen posesión de la nave', explicó Sundblad. Durante el primer mes, los participantes podrán comunicarse por teléfono, pero sólo con el centro de control. Después entrarán en el 'espacio profundo'. Las comunicaciones serán sólo por correo electrónico e irán retrasándose a medida que la nave se acerque a Marte.