Publicado: 18.08.2015 12:00 |Actualizado: 18.08.2015 12:31

Una fosa común revela una masacre prehistórica en Europa

Científicos han encontrado cerca de Frankfurt (Alemania) una fosa común de 7.000 años en la que los restos humanos presentan golpes en la cabeza, heridas de flecha y signos de aplastamientos en las espinillas.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
Los científicos no pueden asegurar si las víctimas estaban vivas en el momento de la tortura.- EFE

Los científicos no pueden asegurar si las víctimas estaban vivas en el momento de la tortura.- EFE

MADRID.- Científicos han encontrado evidencias de una masacre prehistórica en Europa dentro una fosa común de 7.000 años con restos de algunos de los primeros agricultores del continente con terribles heridas.

Los arqueólogos que cuidadosamente examinaron los huesos de unos 26 hombres, mujeres y niños enterrados en la tumba de la Edad de Piedra en Schoeneck-Kilianstaedten, cerca de Frankfurt (Alemania), dicen que encontraron signos contundentes de fuerza en la cabeza, heridas de flecha y esfuerzos deliberados para aplastar al menos la mitad de espinillas, ya sea para que las víctimas no huyeran o como un mensaje desalentador a los sobrevivientes.



Foto: UNIVERSIDAD DE MAINZ/CHRISTIAN MEYER

"Fue tortura o mutilación. No podemos decir a ciencia cierta si las víctimas estaban aún con vida", dijo Christian Meyer, uno de los autores del estudio publicado en Proceedings y antropólogo de la Universidad de Mainz.

Meyer dijo que los hallazgos de Schoeneck-Kilianstaedten refuerzan las teorías formuladas tras el descubrimiento anterior de otras dos fosas en Alemania y Austria. En los tres sitios, las víctimas y los autores parecen haber sido integrantes de la cultura Linearbandkeramik (LBK), granjeros que llegaron ael centro de Europa sobre el año 5.500 antes de Cristo. Su nombre deriva de la frase alemana para la "cerámica de bandas lineales", en referencia al estilo de su cerámica.

Curiosamente, todos los sitios han sido datados hacia el final de la presencia de 600 años de la cultura LBK, lo que sugiere que los miembros de esta cultura, que se cree se desarrollaron en lo que hoy es Hungría y se extendió a lo largo del río Danubio, pudieron aniquilarse entre ellos.

"Se trata de la búsqueda de patrones. Una fosa común es espectacular, pero era sólo una única tumba. Pero cuando varios de estos sitios se encuentran en el mismo período, entonces surge un patrón", dijo Meyer.

En su artículo, los autores sugieren que "las nuevas pruebas, en conjunto con los resultados anteriores, indican que las masacres de comunidades enteras no eran aisladas sino más bien eran características frecuentes de las últimas fases de la cultura LBK".

Meyer dice que nadie puede decir con certeza lo que impulsó a los asesinatos tanto tiempo después de los hechos. Pero es posible proponer teorías, basadas en lo que se conoce acerca de la cultura LBK y las condiciones a las que se enfrentaban. Por ejemplo, el fin de la cultura LBK coincidió con un período de cambio climático.