Público
Público

Los médicos piden no usar los bancos privados de cordón

Las unidades de entidades públicas pueden suministrar al 100% de los españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los hematólogos desaconsejaron ayer el uso de bancos privados de cordón umbilical en el marco de su congreso anual, que se está celebrando en Zaragoza. Las razones, según explicó a este diario Guillermo Sanz, jefe de Hematología del Hospital La Fe de Valencia, son varias.

En primer lugar, España es el segundo país en número de unidades almacenadas, sólo por detrás de EEUU, lo que garantiza que se pueda encontrar sangre de cordón para el 100% de los españoles que la necesiten. 'El porcentaje baja a algo más del 90% si tenemos en cuenta a todos los pacientes que tratamos, porque incluye a inmigrantes que, lógicamente, tienen menos compatibilidad con las células de cordón guardadas en España que la que tendrían con las de bancos de sus propios países', subraya Sanz.

Pero lo que más preocupa a los expertos es la calidad de los bancos de cordón umbilical privados que operan en España. 'La legislación española obliga a que las unidades de sangre de cordón que se almacenan aquí estén disponibles para cualquier paciente del Sistema Nacional de Salud que las necesite', advierte Sanz. Por esta razón, para evitar que los padres puedan no tener las células donadas cuando las precisen porque las haya tenido que usar otro paciente, los bancos privados las almacenan fuera de España. 'No hay ninguna garantía de que el transporte hasta allí no incida en una peor calidad de las unidades, ya que sabemos que el poco tiempo hasta la congelación y que esta se mantenga es crucial para la viabilidad de las células tras la descongelación', añade.

El experto explica que los médicos prefieren no arriesgarse. 'Antes de hacer un trasplante de este tipo, al paciente se le somete a una quimioterapia que puede ser mortal si el implante no funciona; preferimos ir sobre seguro usando unidades de buena calidad de los bancos públicos españoles', explica. Conservar la sangre de cordón en un banco privado cuesta alrededor de 1.500 euros, más cerca de 200 por el mantenimiento anual.