Publicado: 23.08.2015 17:25 |Actualizado: 24.08.2015 07:30

¿Cuál es la mejor postura para dormir?

Varios experimentos avanzan en el análisis de los complejos mecanismos en marcha durante el reposo

Publicidad
Media: 3.14
Votos: 7
Comentarios:
Sleep: Análisis del sueño durante un experimento.- UNIVERSITY OF MASSACHUSETTS

Sleep: Análisis del sueño durante un experimento.- UNIVERSITY OF MASSACHUSETTS

¿Quién no ha soñado que se despierta mientras sueña y recuerda el sueño mientras entra en lo que es supuestamente la realidad pero sigue siendo un sueño? La frontera entre sueño y vigilia es difusa y las imágenes juegan un papel fundamental. Cuando alguien se despierta de verdad mientras está soñando, y no digamos cuando se trata de una pesadilla, recuerda imágenes tan vívidas que parecen reales y momentáneamente le cuesta distinguir entre lo soñado y la realidad. Unos nuevos experimentos que exploran la actividad neuronal en estos periodos aclaran esta sensación porque indican que la vista está implicada en los sueños.

Un gran descubrimiento en la investigación de los sueños o ensoñaciones se produjo cuando hace ya tiempo se identificaron las diferentes fases que se atraviesan mientras se duerme, especialmente el sueño de movimiento ocular rápido (REM por sus siglas en inglés). Durante el REM que se producen episodios de este movimiento, que ocupan el 20% de la fase, y está marcado además, por sueños especialmente vívidos, actividad neuronal similar o superior a la de la vigilia y atonía muscular. De ahí que se llame también sueño paradójico.



Desde entonces, recuerdan los autores de los experimentos actuales, se planteó la pregunta directa y fascinante de si los movimientos de los globos oculares durante esta fase representan los periodos en los que se actualiza el procesamiento de imágenes (supuestamente se reordenan los recuerdos visuales para la formación de memoria) y se hace de forma similar a como funciona la vista cuando se está despierto. Los científicos han registrado mediante electrodos la actividad de miles de neuronas individuales en el cerebro de 19 personas epilépticas. Encontraron que determinadas neuronas en el lóbulo temporal medial (un área importante para la formación de la memoria a largo plazo) respondían de forma muy parecida, aunque no idéntica, durante los episodios de movimiento ocular rápido durante el sueño y durante la vigilia (tanto en estado normal como cuando los sujetos eran sometidos a estimulación visual controlada).

Micebrain: Imagen del cerebro de un ratón durante un estudio sobre la eliminación de toxinas.- UNIVERSITY OF ROCHESTER

Micebrain: Imagen del cerebro de un ratón durante un estudio sobre la eliminación de toxinas.- UNIVERSITY OF ROCHESTER

Este experimento apoya la teoría de que los movimientos de los ojos reflejan el mecanismo cerebral de análisis de las sucesivas imágenes de los sueños y por eso los globos oculares se mueven igual que cuando se ve una escena cuando se está despierto, teoría que no se había podido probar. De hecho, tiene en contra que los animales y humanos que no ven, como por ejemplo los fetos, también presentan episodios de movimiento ocular rápido.
Los investigadores de Francia, Estados Unidos e Israel señalan en Nature Communications, donde presentan los resultados de su estudio, que falta todavía mucho trabajo por hacer para confirmarlos. Avanzan que quizás los episodios de movimiento ocular rápido reflejan cambios en las imágenes visuales en los sueños. Lo que sí han comprobado es que los movimientos oculares durante el sueño REM están asociados a microestados sucesivos de actividad en la corteza cerebral y representan un proceso similar al visual.

Pero el cerebro no solo genera sueños durante el sueño, también aprovecha el periodo de descanso para eliminar residuos potencialmente peligrosos. Unos investigadores de la Universidad de Stanford (EE UU) han hallado que dormir de lado es probablemente la forma más eficiente de eliminar estas toxinas y reducir la posibilidad de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como parkinson o alzheimer, relacionadas con la acumulación de determinadas proteínas cerebrales como la beta amiloide y la tau.

Los experimentos se han hecho en ratones, por lo que son solo un primer paso, pero los análisis con técnicas de resonancia magnética de la compleja ruta que utiliza el sistema nervioso central para eliminar desechos químicos (el sistema glinfático) han dado este resultado, que se publica en Journal of Neuroscience. En este sistema el fluido cerebroespinal que se filtra a través del cerebro se intercambia con el fluido intersticial para eliminar toxinas, en un proceso similar al del sistema linfático para limpiar los órganos. La postura lateral es la más común, tanto en humanos como en muchos animales, lo que puede indicar que es un producto de la evolución para optimizar la limpieza cotidiana del cerebro.