Público
Público

Metástasis que se adelantan a la detección del cáncer

La dispersión temprana de células tumorales puede hacer a los oncólogos replantearse la forma de tratar la enfermedad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tradicionalmente se ha considerado que la metástasis, esto es, la propagación efectiva de un cáncer a un órgano distinto a aquel donde se originó, aparecía una vez que el tumor primario había alcanzado un suficiente grado de madurez. Pero cada vez cobra más fuerza la hipótesis de que la metástasis puede iniciarse mucho antes, a partir de células tumorales diseminadas por el organismo en las fases iniciales del cáncer, e incluso cuando todavía no ha sido detectado.

Tener en cuenta este modelo de progresión paralela de la metástasis, en lugar del tradicional basado en la progresión lineal, supone un cambio radical en la forma en el abordaje del cáncer, según señala, en un artículo que publicará en abril la revista Nature Reviews Cancer, el especialista Christoph Klein, de la Universidad de Regensburg (Alemania). 'Considerar este modelo hace necesario revisar las actuales rutinas de diagnóstico y tratamiento del cáncer', señala.

En el artículo, que forma parte de un número especial de la revista dedicado a la metástasis, Klein defiende la vigencia de la hipótesis de la progresión paralela del tumor primario y la metástasis apoyándose en la mayoría de los datos disponibles sobre el curso de la enfermedad y las características genéticas de las llamadas células tumorales diseminadas (DTC), células del cáncer primario que se extienden por el organismo y acaban, si tienen éxito, causando la metástasis. En este sentido, Klein aboga por hacer una caracterización molecular de las células diseminadas antes de aplicar una terapia, ya que estas células pueden ser muy diferentes a las del tumor primario del que partieron.

Alteraciones iniciales

Asimismo, frente a la visión tradicional, centrada en las alteraciones genéticas que dan lugar a una célula plenamente maligna, el modelo de progresión paralela apuesta por analizar las alteraciones iniciales que predisponen a las células a ir convirtiéndose progresivamente en tumorales en las fases iniciales. Además, según explicó Klein a Público, hay que tener en cuenta la influencia del 'microambiente' donde arraigan las células diseminadas a la hora de dar lugar a metástasis, ya que 'la célula tumoral no es autónoma'.

También hay que considerar que si la diseminación de las células tumorales se produce en las fases más tempranas del tumor, se pueden hallar estas células en la sangre o la médula ósea antes de que los sistemas de diagnóstico por imagen sean capaces de detectar el cáncer primario debido a su pequeño tamaño en ese momento.

Por su parte, el oncólogo Emilio Alba, vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), explicó que por el momento no existe suficiente evidencia clínica que demuestre,'más allá de toda duda razonable', la validez de ninguno de estos modelos, y añadió que hace falta más investigación al respecto. En cualquier caso, señaló que por ahora el tratamiento estrella del la enfermedad sigue siendo la cirugía, si bien se trata de un abordaje que 'desde el punto de vista molecular no es el tratamiento más efectivo'.

La aportación de Massagué

Por otro lado, el investigador español Joan Massagué, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, defiende en otro artículo en la misma revista la necesidad de incorporar el conocimiento actual sobre la metástasis a los modelos experimentales de cáncer, así como de realizar una nueva clasificación de los tumores según su capacidad para generar metástasis. Según explicó a este diario, Massagué cree que será 'difícil, pero no imposible' conseguir estos objetivos a medio plazo.

Por otro lado, Massagué recuerda que 'está clarísimo que los tumores pueden desprender células cancerosas desde fases muy tempranas, ya antes de ser diagnosticados y extirpados'. Así, considera que 'sería importante identificar los factores que permiten a estas células diseminadas sobrevivir durante años en estado latente mientras se preparan para crecer y formar metástasis letales', con el fin de atajarlos y eliminar estas células, reduciendo el riesgo de metástasis.

¿Cómo se produce la metástasis?

La metástasis es el resultado del crecimiento de una célula diseminada a partir de un cáncer primario que encuentra acomodo en otro órgano y da lugar a otro tumor.

¿Las células diseminadas provocan siempre metástasis?

No; estas células pueden diseminarse sin llegar a formar una metástasis, aunque su circulación por el organismo eleva el riesgo de la propagación del cáncer primario.

¿Las células diseminadas se propagan sólo cuando el tumor está desarrollado?

No; de hecho estas células pueden detectarse en el organismo antes incluso que el tumor.

¿Importa el tamaño del tumor?

Sí, existe una asociación entre el tamaño del tumor primario y un mayor riesgo de desarrollo de metástasis.