Publicado: 26.07.2016 14:38 |Actualizado: 26.07.2016 14:38

Los meteorólogos estudian un nuevo récord de temperaturas en Oriente Medio

La Organización Mundial de la Meteorología establecerá un comité de expertos para determinar si es correcta la medición de 54 grados centígrados registrados las semana pasada en Mitrabah, Kuwait.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Organización Mundial de la Meteorología (OMM) ha alertado de las olas de calor registradas en los últimos días en el mundo y advirtió de que se puede haber producido un nuevo récord de temperatura en Oriente Medio.

La OMM es la encargada de registrar y autentificar los registros de temperaturas y, en breve, establecerá un comité de expertos para determinar si es correcta la medición de 54 grados centígrados registrados las semana pasada en Mitrabah, Kuwait.

"Si así fuese, sería el máximo registrado en el Hemisferio Oriental y en Asia", dijo en rueda de prensa Omar Baddour, experto de la OMM.



Según los registros oficiales, la temperatura más alta jamás registrada, 56,7 grados centígrados, se produjo en 1913 en el Valle de la Muerte de Estados Unidos.

La investigación sobre la temperatura de Kuwait la llevarán a cabo meteorólogos y climatólogos y tendrán en cuenta los instrumentos usados, la calidad de la observación, y el microclima del lugar, entre otros aspectos.

El pico de Kuwait se enmarca en una ola de calor que sintió todo Oriente Medio la semana pasada y que provocó que en Basra, en Irak, se registraran 53,9 grados centígrados.

Paralelamente, Estados Unidos también está sumido en una ola de calor con temperaturas de entre 35 y 38 grados, pero con sensación térmica en muchos lugares de hasta 46 grados.

"Un factor importante y preocupante en Estados Unidos es que las temperaturas no descienden por la noche, con el riesgo que ello conlleva para personas vulnerables como niños o ancianos", dijo a su vez Claire Nullis, portavoz de la OMM.

La portavoz recordó que los informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) advierten que las olas de calor serán más frecuentes e intensas en el mundo, y que muchas de ellas están causadas o acentuadas por el calentamiento global, provocado por los humanos.

Los científicos han podido atribuir muchas de las sucedidas en el último lustro al cambio climático.

Nullis también recordó que los primeros seis meses del año han sido los más calurosos de los que se tiene constancia y de que "el mundo está en camino de que 2016 se convierta en el año más caliente jamás registrado".