Público
Público

Mil detenciones preventivas en tres días

El Gobierno se defiende: la ciudad "no ha acabado en llamas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras un fin de semana plagado de disturbios, cientos de anticapitalistas volvieron a marchar ayer por el centro de Copenhague. Los activistas, rodeados por una veintena de furgones policiales y vigilados desde un helicóptero, intentaron llegar al Ministerio de Defensa para exigir la eliminación de las fronteras y la liberación de los manifestantes arrestados en los dos últimos días. Finalmente, sólo lograron engrosar la lista de detenidos.

La Policía danesa apresó a otras 13 personas, que se suman a las casi 1.300 detenciones practicadas durante las protestas del fin de semana. De nuevo, la mayoría sólo eran sospechosos. En Dinamarca, la Policía tiene derecho a hacer 'detenciones preventivas para asegurar el orden público'. Concluidas las protestas, los retenidos son liberados. El ministro de Justicia, Brian Mikkelsen, declaró ayer a la cadena pública de televisión DR que, gracias a esa política, Copenhague 'es una de las pocas ciudades que no ha acabado en llamas' al acoger este tipo de cumbres.

Sólo cuatro a juicio

El sábado, las fuerzas de seguridad detuvieron a un millar de los 100.000 asistentes al Día de Acción Global, la gran baza de la sociedad civil para demandar a los líderes políticos presentes en la cumbre del clima de Copenhague un acuerdo que frene el calentamiento. Todos han sido ya liberados salvo cuatro, puestos a disposición judicial.

En el grupo de activistas antisistema que ayer recorrió los muelles de la capital danesa había miembros de Escanda, una asociación asturiana que aboga por la autogestión y el ecologismo, y de otros colectivos anticapitalistas de Barcelona. 'Yo vine ayer sola y me he unido para pedir la liberación de nuestros compañeros detenidos', dice Ana, una joven leonesa que prefiere no dar su apellido.

Las protestas, organizadas por la red Climate Justice Action, continuarán hasta el final de la cumbre. Los ciudadanos pueden congregarse sin autorización del Gobierno, aunque tienen que avisar a la Policía con 24 horas de antelación por correo electrónico.