Publicado: 09.11.2014 11:44 |Actualizado: 09.11.2014 11:44

"La Misión Rosetta ya ha sido un éxito"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) "ya ha sido un éxito", según Miguel Pérez Ayúcar, líder del grupo de Operaciones Científicas de este proyecto, quien asegura que el aterrizaje de esta sonda en un cometa el próximo día 12 es sólo una parte de la misión que durará hasta 2015. "Sólo alcanzar el cometa y tener ya datos científicos e imágenes es ya un éxito", relata este investigador de la ESA, quien apunta que el gran objetivo es seguir al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en su trayectoria hasta su llegada al Sol.

La sonda Rosetta comenzó su viaje el 2 de marzo de 2004, cuando fue enviada al espacio y, desde entonces, ya ha dado cinco vueltas alrededor del Sol, ha realizado tres maniobras de asistencia gravitatoria con la Tierra y una con Marte para ganar velocidad -este paso le sirve de impulso-, y alcanzar una órbita similar a la de su objetivo, el citado cometa donde se posará el 12 de noviembre. Lo hará a través del módulo Philae, que será desprendido de Rosetta a las 09:35 horas (CET), a una distancia de 22,5 kilómetros de 67P/Churyumov-Gerasimenko, al que llegará siete horas más tarde.

Con unos 100 kilogramos de peso, Philae aterrizará en un punto escogido previamente y que ha recibido el nombre de Agilkia. "Se trata de un aterrizaje con mucha dificultad", constata Pérez Ayúcar, quien explica que, una vez se haya enganchado a la superficie del cometa, los investigadores estarán unas dos horas sin recibir comunicación de Philae (desplegado mide 1,3 por 1,5 metros). El módulo tendrá una vida de unos tres meses, hasta que térmicamente no pueda aguantar, debido a su cercanía al Sol. En la parte final de su descenso, detalla Pérez Ayúcar, Philae enviará a la Tierra imágenes.

Pero el objetivo de este módulo no es sólo hacer fotos, ya que se encontrará con compuestos como el amoniaco, azufre o metanol, con hielo y polvo, además de agua (se estima que el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko está emitiendo agua al espacio en una cantidad equiparable a dos vasos de agua pequeños cada segundo). De hecho, Philae cuenta con un taladro para sacar muestras directas y analizarlas en sus laboratorios químicos.

El líder de Operaciones Científicas y Planificación de Rosetta subraya que tener estos datos (que Philae mandará a Rosetta y Rosetta a la Tierra) es importante porque los cometas son los objetos más primigenios: "son bloques con los que se formó el Sistema Solar y se han mantenido desde hace 4.600 millones de años". "Estudiando estos cuerpos sabremos más de cómo se formó el Sistema Solar", aclara este ingeniero.

Además, prosigue, se asume que el agua que hay en la Tierra proviene de impactos de cometas y esta teoría se podría comprobar. Pero no solo el agua, ya que se cree que la vida pudo llegar a la Tierra a bordo de cometas: "Conocer si en 67P/Churyumov-Gerasimenko hay aminoácidos -elementos fundamentales de la vida- es importante". El seguimiento principal del descenso de Philae se hará desde la sede de la ESA en Alemania y las señales llegarán primero a la estación de seguimiento de Malargüe (Argentina) y después a la antena de New Norcia (Australia).

El 12 de noviembre será un gran día para esta misión, pero no el único. Está previsto que Rosetta dure hasta finales de 2015 o principios de 2016 y el objetivo es que pueda perseguir al cometa en su trayectoria hacia el Sol: se estima que en agosto próximo la sonda estará en su momento más cercano a esta estrella. Cuando el cometa esté cerca del Sol, Rosetta estará a una distancia del mismo de unos 100 kilómetros y la misión se terminará cuando 67P/Churyumov-Gerasimenko se aleje y no haya suficiente energía que recibir a través de los paneles solares de la sonda.

Desde la sede de la ESA en España, donde a tiempo completo para Rosetta trabajan 25 personas (11 españoles), se coordinan las observaciones científicas de la misión y se hará un archivo con los datos científicos, abierto a toda la comunidad investigadora.