Público
Público

"Ésta es una misión sagrada y gloriosa"

China convierte el lanzamiento de su tercer viaje tripulado al espacio en un instrumento de propaganda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los tres astronautas del cohete Shenzhou VII, equipados con los aparatosos trajes espaciales, apenas podían moverse mientras escuchaban las palabras de elogio de su presidente, Hu Jintao. 'Estoy convencido de que tendréis un éxito rotundo en esta misión gloriosa y sagrada. La patria y el pueblo esperan vuestro regreso triunfante ', decía Hu a los astronautas, pocas horas antes del lanzamiento del Shenzhou VII, la tercera misión tripulada que China envía al espacio. El cohete ha despegado hoy alrededor de las 21:10 de la noche, hora local (15:10 en España), pero la televisión pública ha retrasmitido las imágenes de los preparativos en la base espacial de Jiuquan a lo largo de la tarde.

'Estoy orgulloso de ser chino, nuestro país es mucho más fuerte', dijo Xi, un trabajador retirado, de 75 años, después de mirar por televisión el lanzamiento, que transcurrió con éxito. 'Mira este cohete, dicen que sólo EEUU y Rusia pueden hacerlo igual', dijo Xi, sentado en el salón del apartamento de su nieto, en Pekín.

China envió una misión tripulada al espacio en 2003, y volvió a hacerlo en 2005. La novedad del Shenzhou VII es que, por primera vez, una misión china incluirá el paseo espacial de uno de los astronautas. La caminata por el espacio está prevista para el sábado y será retransmitida por la televisión pública. 'No hay duda de que un evento así sirve para aumentar la confianza en nosotros mismos', opina el nieto de Xi, de 26 años.

Uno de los objetivos de la misión del Shenzhou VII es probar tecnología que permita mantener vida humana en el espacio. El Gobierno no ha ofrecido muchos más detalles.

Para el Gobierno chino, el lanzamiento del Shenzhou VII no sólo sirve sólo para proyectar al mundo el inmenso progreso tecnológico y económico del país. También servirá para celebrar la fiesta nacional del 1 de octubre, el próximo miércoles, cuando se recordaránla fundación de la China comunista por Mao Zedong. El Partido Comunista ha utilizado los proyectos espaciales como actos de propaganda en diversas ocasiones. El año pasado, lanzó un cohete pocos días después de la clausura del Congreso del Partido Comunista. Yang Liwei, el primer astronauta chino, ha dicho que le gustaría abrir una cédula del Partido cuando su país abra una estación espacial.

China se ha convertido en un proveedor de alta tecnología espacial para países en desarrollo. Su modelo de cohete propulsor Larga Marcha ha sido utilizado para el lanzamiento de satélites de diferentes empresas y países, aunque el gigante asiático sigue sufriendo graves desajustes sociales y económicos. En la provincia de Gansu, donde se encuentra la base espacial de Jiuquan, el salario medio en las zonas rurales no supera los 300 euros al año.

 

 
Futuros alunizajes
India y Japón se han unido a la carrera especial y, como China, están intentan hacerle la competencia a las dos grandes potencias espaciales (EEUU y Rusia). Los dos países tienen previsto aterrizar en la Luna, aunque todavía no le han puesto fecha a su futuro alunizaje.

Avance espacial en japón
El país nipón, que mantiene una intensa rivalidad con China en la conquista del espacio, participa en misiones de la NASA y de la ESA. Además, la JAXA (Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial) ha lanzado con éxito su sonda lunar ‘SELENE’ (Selenological and Engineering Explorer), ahora llamada ‘Kaguyam’, para disponer en el futuro de una base lunar propia.

India envía sondas
La carrera espacial india no alcanza aún los niveles de la china o de la japonesa, pero podría superarlas si se desarrolla con éxito el proyecto ‘Chandrayaan I’, diseñado por la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO) para el envío de una sonda espacial no tripulada a la Luna en una misión de carácter internacional.

Relaciones espaciales
Mientras India mantiene relaciones espaciales con China y Rusia (país con el que trabajará en próximas misiones a la Luna), Japón y Europa también tienen un proyecto en común: un viaje a Mercurio.