Publicado: 26.02.2016 11:58 |Actualizado: 26.02.2016 11:58

El Mobile World Congress, en tres claves

El Congreso Mundial de Móviles cerró este jueves las puertas en Barcelona superando todas las previsiones. El experto en creaciones de proyectos en Internet Genís Roca, uno de los españoles más influyentes en este campo, destaca sus innovaciones "disruptivas", la deriva "multisectorial" de esta edición y la necesidad de que la ciudadanía "discuta de forma urgente sobre el impacto de la tecnología en sus vidas".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:
Una imagen del Mobile World Congress./ REUTERS

Una imagen del Mobile World Congress./ REUTERS

BARCELONA.- El Mobile World Congress 2016 (MWC) cerró este jueves las puertas dejando un, no por habitual, menos espectacular reguero de datos a sus espaldas. Aunque esta edición, la undécima celebrada en Barcelona, ha estado marcada por la huelga de metro y los consecuentes problemas de movilidad, los números demuestran que el Congreso Mundial de Móviles sigue en pleno crecimiento, generando interés y derrochando músculo financiero a partes iguales.

Para empezar, esta edición ha marcado un triple récord que la convierte en la más trascendental de la historia. No en vano, se han batido cifras de asistencia (101.000), de expositores (2.100) y de periodistas acreditados (4.000), según los datos publicados por los organizadores. Por no hablar del impacto en la economía local que ha dejado en la ciudad —500 millones de euros—, unos guarismos por los que suspira la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien estos últimos días ha desgranado hasta seis razones por las que la empresa organizadora del congreso mundial, la GSMA, debería cambiar Barcelona por la capital española.



Aunque la dirigente popular quiera arrebatar a Catalunya la feria, lo cierto es que la GSMA se comprometió a que la sede no se movería de Barcelona como mínimo hasta 2023, y de hecho este jueves ya se anunció la fecha de celebración de la próxima edición —del 27 de febrero al 2 de marzo de 2017—.

En total han sido cuatro días, de lunes a jueves, en los que el macrorecinto de la Fira en L’Hospitalet de Llobregat ha albergado las novedades de los principales fabricantes, así como las conferencias más esperadas, como la del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, quien clamó por una Internet a escala global, criticó la brecha digital y le auguró un futuro prometedor a la realidad virtual, una innovación que, a su juicio, "ofrecerá experiencias cada vez más inmersivas".

Pero en el MWC de este año han pasado más cosas: se han asomado más sectores que nunca, se han dado a conocer las principales bondades del grafeno, un material revolucionario, y se ha consolidado el 4Years From Now (4YFN), un evento paralelo al congreso destinado a conectar startups de todo el mundo y que en su tercera edición ha doblado el número de participantes. Pero, ¿qué reflexiones deja a la ciudadanía este nuevo MWC? ¿Con qué expectativas tecnológicas debemos quedarnos? Y lo más importante, ¿somos lo suficientemente críticos con las innovaciones que este sector prepara para nuestro futuro día a día?

Marck Zuckenberg en el MWC./ REUTERS

Marck Zuckenberg en el MWC./ REUTERS

Innovaciones disruptivas

Genís Roca es socio presidente de la empresa Roca Salvatella y acumula más de un cuarto de siglo de experiencia en creación de proyectos en Internet. Es uno de los españoles más influyentes en este campo y, aunque reconoce que el MWC nunca le ha despertado demasiado interés, sí se valió de uno de sus stands para diseccionar, en la ponencia Anatomía de un congreso, celebrada el pasado miércoles, los principales high-lights del evento. A la conclusión de la ponencia, charló unos minutos con Público.

¿Nos va a cambiar mucho la vida a tenor de lo presentado en esta edición del Congreso de Móviles?

Creo que este año se han presentado innovaciones suficientemente interesantes como para creer que sí.

¿Cuáles son?

Yo me quedo con seis. Tres de ellas, de carácter evolutivo, como pueden ser los coches conectados, la tecnología 5G o el denominado Internet de las cosas. Son avances que siguen una línea marcada desde hace años y es previsible que en cada edición presenten mejoras. Pero hay otras tres innovaciones a las que sí observo un carácter disruptivo, porque nos van a obligar a romper con los esquemas tradicionales y a repensar los objetos tal y como los conocemos ahora. Hablo del graneo, de la realidad virtual y de las eSims.

El grafeno ha sido, sin duda, el plato estrella de esta edición. En la última jornada del congreso, el Premio Nobel de Física Konstantin Novoselov, su descubridor —aunque no llegó a patentarlo—, lo presentó como el material que "determinará nuestro mundo", una frase que Roca no ve exagerada. "Es como si acabáramos de descubrir el plástico o el silicio. En los próximos años veremos nuevas prestaciones y funcionalidades gracias al grafeno. Las teles, los móviles, los coches que salgan lo utilizarán". ¿Y cuál es su gran valor para que todo el mundo esté trabajando con él? "Es un conductor potentísimo de electricidad, algo exagerado, y por lo tanto las baterías podrían llegar a cargarse en 5 minutos. Puedes pensar en lo práctico que va a ser para tu móvil pero ahora imagina un coche eléctrico cargándose en 10 minutos. Esto va a ser muy serio", explica Roca. Por sus características físicas —tiene dos dimensiones y un átomo de grueso—, el grafeno podrá albergar en su interior todo tipo de sensores. "Imagina una pulsera de acreditación en un hospital impresa con grafeno que monitorice tu presión arterial", ejemplifica, "o las cámaras de móvil, que hasta ahora solo podían captar un espectro de la luz, pero con este nuevo material podrán captar rayos infrarrojos y ultravioletas".

Una imagen del Mobile World Congress./ REUTERS

De la realidad virtual, el experto en proyectos en Internet destaca que "aunque hoy nos parezca aparatosa y artificial, será de gran consumo" y, respecto a las eSims, cree que "modificarán radicalmente el negocio de la telefonía". Desde luego, esta nueva tarjeta, que llegará en 2017 y se estrenará en dispositivos Samsung, plantea una ruptura con el modelo actual de relación con las operadoras, pues permitirá que la SIM esté vinculada al aparato y no a la compañía. "Para que se entienda", resuelve Roca, "en lugar de tener usuarios con permanencia, ahora las compañías deberán hacer una subasta continua y dinámica de sus precios porque cada usuario con eSim podrá asociarlo a Orange por la mañana, a Movistar por la tarde durante unas horas y a un operador extranjero el fin de semana. Esto es terrible porque obliga a renegociar el marketing de este negocio a lo bestia".

Deriva "multisectorial" y espacio para la ciudadanía

Aunque a tenor de los datos el MWC parezca no tener techo, hay quien sigue viendo en este congreso un espacio absolutamente desconectado de la ciudadanía y de sus problemas reales. Para Roca, el enfoque es erróneo. "Nos equivocamos si exigimos a este congreso un retorno directo a la ciudadanía. Esto es un encuentro anual de empresas de ingeniería, de industriales que se muestran papeles, técnicas, licencias y se las compran y se se las venden entre ellos. ¿Acaso esperaríamos de un congreso de cirugía cardiovascular que al día siguiente hubiera menos infartos?", reflexiona.

En este sentido, Roca sí reivindica el papel que ha jugado el 4 Years From Now en paralelo al MWC. "El 4YFN nació para responder a la pregunta: ¿Y qué consecuencias tendrán estas innovaciones tecnológicas para mis negocios? Tras una década de MWC en Barcelona, los empresarios reaccionaron y buscaron este escenario alternativo para poder compartir sus ideas de negocio". Dicho de otra forma: en el MWC se encuentran las empresas de ingeniería y se presentan las innovaciones y en el 4YFN se comparten las ideas de negocio y las oportunidades del mercado.

En esta su tercera edición, el 4YFN ha reunido a más de 400 startups en busca de financiación para sus proyectos, que van desde las finanzas, la alimentación, el transporte o la salud. "Desde luego, la tendencia confirma que este congreso se está volviendo multisectorial. Hemos visto presentar proyectos a bancos, escuderías de F1, empresas de entretenimiento, agencias de viajes…", aclara Roca, que sigue reclamando un tercer escenario que no sea el de la ingeniería ni el de los negocios, que sea el de la ciudadanía, mucho más plural y abierto a la crítica. Menos endogámico, en suma.

¿Qué clase de escenario plantea?

Uno en el que podamos discutir entre todos en qué afecta el impacto a la sociedad estos avances tecnológicos. Si lo organizamos tendremos la ventaja de que el mundo mira a Barcelona durante la semana del MWC. Si el 4YFN se ha erigido en un encuentro relevante, qué duda cabe que un tercer marco despertaría la atención.

Pero, ¿hay mucho que discutir?

Muchísimo. Piense que el organizador del Congreso de Móviles es el GSMA, que reúne a 800 operadoras telefónicas de 220 países. ¡Y se reúnen para hablar de sus cosas no para hablar de las del ciudadano! Debemos ser nosotros quienes potenciemos un tercer espacio de debate. Porque hay que hablar de forma urgente de privacidad, de seguridad, de derechos, de ética, de cómo la nueva tecnología modifica las relaciones familiares y personales, la enseñanza, la educación…

El presidente de Sony Mobile, Hiroki Totoki, presenta el nuevo Sony Xperia X, en el Congreso Mundial de Móviles (MWC)./ EFE

El presidente de Sony Mobile, Hiroki Totoki, presenta el nuevo Sony Xperia X, en el Congreso Mundial de Móviles (MWC)./ EFE

Póngame un ejemplo

Muy fácil. Los coches se conducirán solos en unos años, el coche autónomo va en serio, se lo digo. Pero alguien lo programará y decidirá qué hará en determinadas situaciones. En una situación de riesgo, donde pueda haber una colisión a tres bandas, ¿qué hará el coche? ¿Quién lo decide? ¿Dónde se ha discutido? Hay compañías programando herramientas y tomando decisiones sobre cómo deben ser utilizadas.

Son sus innovaciones, ellos deciden.

Desde luego, en un congreso como el de los Móviles no podrás pedir explicaciones porque no es su negocio. No está en sus funciones. Es como si en un salón del automóvil se presenta un Ferrari que corre a 200km/h y preguntas si hay que cambiar la normativa de las autopistas.

¿No estaremos creando herramientas, usos y normas por encima de nuestras posibilidades?

Soy optimista. La gente acabará ordenando sus usos. La industria propone pero el mercado regula. La domótica en casa, ¿se acuerda? Las persianas que se bajaban automáticamente. Pues no ha colado, la gente ha decidido seguir bajándolas de forma manual. La realidad al final tiene su propio ritmo.

El MWC 2016 ha superado todas las previsiones. La ingeniería tecnológica sigue siendo uno de los grandes caramelos del siglo XXI y eso lo saben las grandes empresas de otros sectores, cada vez más interesadas en asomarse a una feria que abarca cada vez más espacios de nuestra vida. Innovaciones, gadgets y servicios digitales que marcarán nuestro día a día en el futuro y que nos obligarán a redefinir conductas, comportamientos y relaciones. Mobile is everything ha sido el lema del congreso. "El móvil lo es todo", una frase definitoria que Roca convierte en paradoja. "Se podrá seguir viviendo sin móvil, claro que sí. Pero ya no podremos vivir sin tecnología: porque estará en nuestras casas, en nuestros zapatos, en nuestros coches y en nuestros cuerpos".