Público
Público

Nadie quiere un canon sobre el P2P

La industria cultural, operadoras y usuarios rechazan una tasa que grave las conexiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La idea lanzada ayer en estas mismas páginas por el ciberactivista francés Jérémie Zimmermann de gravar las conexiones de internet para compensar a los autores por las descargas no convence en España. Ni las operadoras, ni la industria cultural ni los usuarios se muestran partidarios de lo que el cofundador de La Quadrature du Net llamó 'contribución creativa'. En todo caso, dicen destacados activistas, que lo paguen las operadoras, principales beneficiarias, aseguran, del P2P.

Zimmermann, en la entrevista, explicó: 'Cada suscriptor con una conexión de banda ancha podría pagar entre tres y diez euros al mes'. Añadió después que se podría hacer 'un reparto transparente basado en el número de descargas de cada trabajo'. A cambio, debería cesar toda persecución al P2P.

Pero decir canon en España es mentar la bicha. 'En Francia puede ser entendible, ya tienen un canon sobre los aparatos y la Hadopi para la desconexión de los internautas. Nosotros no, incluso se está cuestionando el actual', recuerda el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo. 'No es la realidad española, los internautas franceses han perdido mucho terreno, los españoles todavía no', añade.

Por diferentes razones, tampoco la industria cultural parece muy dispuesta a una tasa sobre cada conexión. Por un lado, su modelo es diferente; lo que buscan es un cierre rápido de las páginas de enlaces. Y, como dicen desde el sector, 'lo que hay que hacer es restablecer la legalidad en internet'. Sus palabras señalan a la aprobación de la ley de economía sostenible (LES) que incluye el cierre administrativo de webs, que podría producirse la semana que viene.

Uno de los abogados que más casos ha ganado a favor de estas páginas, Carlos Sánchez Almeida, está a favor de la tasa. 'Pero a las operadoras, y que no puedan repercutirlo a los usuarios', aclara. 'Con 8.000 millones de beneficios ya pueden', añade. En la línea de Zimmermann, la otra cara de este modelo exigiría que una nueva institución o el propio Estado controlara y repartiera el dinero y no las actuales entidades de gestión de derechos.

En la misma línea se pronuncia el responsable de ADSL Zone y uno de los blogueros que encabezaron la protesta en la red contra la LES, Javier Sanz. 'Acabará llegando, pero deberían asumirlo las operadoras. Que lo incluyan en el precio de su tarifa plana, por ejemplo', opina, aunque añade, como Sánchez Almeida, que no deberían trasladarlo después al usuario.

Al último de este trío, las operadoras, les da pavor la idea. 'Ahí no hay ni que entrar, sólo nos faltaba eso', expresa gráficamente un portavoz del sector. Al menos oficialmente, los proveedores de acceso a internet en España siguen insistiendo en una de sus ideas de más fuerza: que no son responsables de lo que haga cada internauta con su conexión. Y, por tanto, no tienen que cargar con canon alguno.