Publicado: 03.07.2016 14:14 |Actualizado: 03.07.2016 14:14

La nave Juno registra los primeros sonidos de Júpiter

Tras un viaje de casi 3.000 millones de kilómetros que ha durado cinco años, llega este lunes al planeta más grande del Sistema Solar 

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
Juno

La sonda Juno./ NASA

WASHINGTON.- La sonda Juno se acerca sin contratiempos a Júpiter, tras haber entrado ya en su campo magnético y estar preparada para comenzar a orbitar el planeta a partir de este lunes, según informó la NASA. Juno ingresó este domingo en la zona influida por el campo magnético de Júpiter, que frena el viento solar procedente del sol, explicó la agencia aeroespacial estadounidense.



Los científicos de la misión mostraron un vídeo en el que se puede escuchar el tránsito de la nave, que el 4 de julio comenzará su misión orbital para analizar el planeta más grande de nuestro sistema solar.

"Sólo ese sonido indica que no es trivial llegar a Júpiter (...) llegaremos en unos días", aseguró en rueda de prensa Scott Bolton, jefe principal de la misión e investigador del Southwest Research Institute de San Antonio (Texas). Bolton añadió que los datos que ya está enviando Juno a la Tierra aportan ayuda a los científicos no solo para determinar con más precisión la estructura del planeta, incluido si Júpiter tiene núcleo, sino aportar más claves sobre los orígenes del sistema solar. 

Esta tabla presenta los datos que la nave espacial Juno de la NASA registró al entrar en la magnetosfera de Júpiter el 25 de junio, en su aproximación final al planeta más grande del Sistema Solar. Una señal de audio acompaña a la animación, con volumen y tono correlacionadas con la amplitud y la frecuencia de las ondas grabadas.

El tiempo corre de izquierda a derecha, con un tiempo total transcurrido de una hora y 45 minutos. La etiqueta "magnetopausa" que aparece a poco más de 20 minutos en el gráfico, marca la entrada en la magnetosfera, como se detecta por la aparición repentina de un tipo de actividad de las ondas de gran amplitud llamado 'Radiación Continua Atrapada'. El gráfico utiliza un código de color para indicar amplitudes de onda indicación como una función de la frecuencia de la onda (eje vertical, en hercios) y el tiempo (eje horizontal).

La radiación atrapada continua —en la zona roja y amarilla de este espectrograma— consiste en ondas electromagnéticas que se encuentran atrapadas en una cavidad de baja densidad en la magnetosfera xterior de Júpiter. Las paredes de la cavidad son como un conductor, por lo tanto, donde la cavidad atrapa las ondas de baja frecuencia. El límite de baja frecuencia de estas ondas - el borde inferior de la banda en el gráfico - es una función de la densidad de las partículas en esta zona de la magnetosfera exterior. La densidad aquí es aproximadamente un electrón por cada cien centímetros cúbicos, alrededor de un uno por ciento de la densidad que Juno detectó en el viento solar a las afueras del arco de choque.

La barra vertical a la derecha del gráfico indica el código de colores de la amplitud de onda, en decibelios (dB) por encima del nivel de fondo detectado por el instrumento de ondas. Cada paso de 10 decibelios marca un aumento de diez veces en la energía de las ondas.

Cuando Juno recogió estos datos, la distancia de la nave espacial a Júpiter era alrededor de 7,97 millones de kilómetros, 114 veces el radio de Júpiter. El campo magnético de Júpiter está inclinado unos 10 grados respecto al eje de rotación del planeta. La nave estaba a 12 grados al norte del ecuador de campo magnético.

En una segunda tabla difundida por la NASA en Youtube, se presentan los datos que la nave Juno registró al cruzar el arco de choque a las afueras de la magnetosfera de Júpiter el 24 de junio. Nuevamente, el audio acompaña a la animación, con volumen y tono correlacionados con la amplitud y la frecuencia de las ondas grabadas.