Publicado: 06.12.2014 22:40 |Actualizado: 06.12.2014 22:40

La nave 'New Horizons' despierta de su hibernación para poner rumbo a Plutón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de un viaje de nueve años a través de 4.800 millones de kilómetros, la nave espacial New Horizons de la Nasa despierta de la hibernación este sábado para cumplir una misión que no tiene precedente: estudiar la superficie helada de Plutón y del Cinturón de Kuiper, donde se ubica el planeta enano, el más periférico del Sistema Solar.

En 2006 el que era el noveno planeta del Sistema Solar pasó a ser considerado un planeta enano, como los otros más de mil que han sido localizados en la zona de Kuiper. Desde su descubrimiento, en 1930, Plutón ha sido un verdadero enigma para los científicos, en parte por su pequeño tamaño -1.190 kilómetros de radio- junto a gigantes como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

El despertador sonará a las 08.00 GMT de este sábado, pero la confirmación de que la nave está fuera de su hibernación no llegará hasta las 2:30 de la madrugada. Incluso viajando a la velocidad de la luz, la señal tardará cuatro horas y 25 minutos en llegar a casa.

Desde su lanzamiento en enero de 2006, New Horizons ha pasado 1.873 días en hibernación - alrededor de dos tercios de su tiempo de vuelo - repartidas en 18 períodos de hibernación separados desde mediados de 2007 a finales de 2014, que variaron de 36 a 202 días, informa la web de la misión.  Tras la puesta a punto de todos los sistemas, las observaciones distantes del sistema de Plutón comenzarán el 15 de enero y continuarán hasta finales de julio de 2015, con el enfoque más cercano a Plutón el 14 de julio.

New Horizons está sana y navega silenciosamente a través de espacio profundo, pero su descanso se acaba", aseguró hace unos días Alice Bowman, gerente de New Horizons en el Laboratorio de Física Aplicada en la Universidad Johns Hopkins. "Es hora de que New Horizons despierte, vaya a trabajar, y empiece a hacer historia".

En el modo de hibernación gran parte de la nave espacial queda sin alimentación; los sistemas imprescindibles de control de la nave envían un sólo tono cada semana a la Tierra. En promedio, los operadores la despertaron poco más de dos veces al año para revisar los sistemas críticos, calibrar instrumentos, recopilar datos científicos, ensayar actividades para el encuentro con Plutón y realizar correcciones de rumbo cuando sea necesario.