Público
Público

"Se necesitan chequeos para detectar el alzhéimer"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ésta es la razón por la que se decidió a impulsar y organizar las asociaciones de pacientes de esta enfermedad, cuyo día mundial se celebró ayer, y por la que está decidido a dar la batalla para conseguir que tanto enfermos como familias mejoren su calidad de vida.

Desde la Confederación Española de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras demencias (CEAFA), que preside, reclama a las administraciones medidas que mejoren de forma efectiva el día a día de los 3,5 millones de españoles, entre enfermos y familiares, que están afectados en España por una patología cuyo tratamiento precoz resulta esencial.

¿Cuál es la principal reivindicación de los familiares de enfermos de alzhéimer?

En el aspecto sanitario, el trabajo más importante que se tiene que hacer es facilitar el diagnóstico precoz. No por saberlo antes, sino para poder trabajar con esa persona que está empezando a sufrir el deterioro cognitivo que va a llevar a una demencia e ir estimulándole y mejorando la parte que le queda sana. Vamos a ganar muchos años de calidad de vida al enfermo.

¿Qué se puede hacer para conseguir agilizar este diagnóstico precoz?

Hemos planteado una bonita utopía. Al igual que existe un análisis preventivo contra el cáncer de mama, planteamos un examen cognitivo a partir de cierta edad, en torno a los 65 años, no para buscar la demencia, sino el deterioro cognitivo leve, distinguiendo esa persona que tiene olvidos simplemente por efecto de la edad de lo que puede ser algo más, como el alzhéimer o un problema cardiovascular. Sería un camino ideal, y estoy convencido de que será un tema importantísimo.

¿No se opondrán las autoridades sanitarias? El coste de una medida de este tipo debe de ser muy alto.

Entendemos que tiene un coste económico pero, bien estudiado, es un ahorro, porque el diagnóstico precoz supondrá retrasar el gran gasto en medicamentos que supone cualquier paciente con la enfermedad. Significaría trabajar antes con estimulación cognitiva, que no es tan cara. Vamos a ganar en calidad de vida.

¿Qué otras medidas se pueden tomar para mejorar la asistencia sanitaria de estos pacientes?

Debería existir una tarjeta sanitaria preferente, de forma que la persona con alzhéimer, al llegar a un centro sanitario para una consulta por cualquier otra dolencia, no tenga que esperar. No es que queramos pasar los primeros por capricho, es que, para los enfermos, esa hora que pasan en un ambiente hostil les deteriora mucho y les altera durante varios días. Lo pasan muy mal.

¿Esta bien cubierta la demanda de geriatras y neurólogos para atender a estos pacientes?

Hay necesidad de un mayor número de estos especialistas. Hay pocos neurólogos para atender el diagnóstico precoz y el seguimiento de la demencia, y prácticamente no hay, en casi ningún hospital de España, geriatras para atender a ese 17% de la población española que es mayor y que tiene necesidades específicas.

¿Cómo dificulta la vida familiar tener a uno de estos enfermos?

Decir que hacen falta tres cuidadores por enfermo no es un canto al sol. Estamos hablando de 3,5 millones de personas afectadas de verdad. Es una realidad palpable. La vida de los cuidadores gira en torno
al enfermo.

Pero gracias a la Ley de Dependencia la asistencia habrá mejorado…

La Ley es buena, tiene unos reglamentos que habrá que mejorar, pero se ha dado hasta ahora una escasa aplicación. Aunque el Gobierno diga que 78.000 personas han completado su expediente, en la práctica son quienes ya estaban ingresados en residencias de tercera edad que, estando allí, han desarrollado alzhéimer o una dependencia. En nuestras 250 asociaciones hemos realizado una consulta, y casi nadie ha sido valorado, ni ha recibido ayudas económicas ni tampoco una
plaza nueva.

¿Cree que los esfuerzos del Gobierno para dar a conocer la Ley han logrado su objetivo?

Creo que la norma debe entenderse y asumirse. La Ley de Dependencia va dar solución a 3,5 millones de personas, que están afectadas de verdad, y es la más importante que se ha hecho en España desde hace 20 años. Afecta a mucha gente de todo los estratos sociales.

¿Qué opina sobre las disputas políticas en torno a la ley?

Hay comunidades que no han venido a por su billete de lotería, como dice el Gobierno. El dinero está ahí, pero no han intentado conseguirlo.