Público
Público

Se necesitan piloto espacial, ingeniero biomecánico, arquitecto orbital...

Los expertos vaticinan que la tecnología revolucionará el mercado laboral en los próximos 20 años. Una lista de empleos que cobrarán importancia en el futuro incluye algunos trabajos que hoy ni siquiera existen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un futuro no muy lejano, los seres humanos serán capaces de implantarse memorias RAM neuronales que les permitirán almacenar grandes cantidades de recuerdos e información con la que podrán aprender en tiempo récord habilidades nunca antes imaginadas, guardar información confidencial o comerciar con ella. Así lo afirma el estudio Los Trabajos del Futuro, elaborado por la consultora FastFuture, que anticipa que en las próximas dos décadas el mundo se parecerá más a las películas cyberpunk de los años noventa, como Matrix o Johnny Mnemonic, que a la realidad tal cual la conocemos hoy en día.

Para implantar los microchips que hagan las veces de disco duro del ordenador humano harán falta cirujanos de aumento de memoria, una de las profesiones más demandadas en 2030, junto a policía del clima, farmagranjero o arquitecto espacial. Según el futurólogo y presidente de FastFuture, Rohit Talwar, 'es el momento de comenzar a reciclarse y pensar en qué querremos ser de mayores'.

Las previsiones hablan de que dentro de 20 años la población mundial aumentará unos 1.500 millones de personas hasta llegar a los 8.300 millones. La comida y el agua comenzarán a escasear y será necesario hacer frente a la amenaza del cambio climático, cada vez más presente.

El medio ambiente contará con un cuerpo de policías del clima

'Los campos claves de crecimiento serán la biotecnología, la nanotecnología, las tecnologías verdes y la educación on-line', explica a Público Talwar, quien para elaborar sus predicciones ha contado con la colaboración de 453 expertos de 58 países en seis continentes. En la investigación han participado compañías líderes en los sectores de consumo, tecnología e innovación, entre ellos, IBM, Intel, Nokia, Panasonic, Pepsi, Pfizer, Samsung, Shell o Siemens. Su idea era identificar los sectores emergentes en 2030 partiendo de la evolución de las actuales tendencias políticas, económicas, sociales, demográficas, medioambientales y científicas.

En la lista definitiva de empleos de ciencia ficción, confirma Talwar, 'aparecen trabajos que no existen todavía', junto a empleos minoritarios ya creados pero que 'en el futuro serán predominantes'. Estas nuevas profesiones servirán para dar soluciones a los problemas que se plantearán en los próximos años, como las hambrunas. Gracias a los farmagranjeros, especialistas con conocimientos biotecnológicos que permitan modificar genéticamente los cultivos, se podrá producir más cantidad de alimentos y con mayores propiedades nutritivas y terapéuticas. Además, el efecto invernadero y la creciente tendencia de algunos países a provocar fenómenos atmosféricos como la lluvia de forma artificial obligarán a que el medio ambiente sea vigilado día y noche, misión para la que se creará un cuerpo internacional de policías del clima.

Con el previsible acelerón que vivirá el cambio tecnológico en los próximos 15 años, la inteligencia artificial y la robótica también facilitarán la aparición de profesiones como la de fabricante de partes del cuerpo. La medicina regenerativa ya está dando sus primeros pasos y en el futuro se necesitarán personas que combinen medicina, robótica e ingeniería para decir adiós a las lesiones crónicas y a las minusvalías.

Sin embargo, para el autor del estudio, estas no serán las profesiones mejor pagadas, 'sino las que tengan que ver con el espacio'. Talwar afirma que el siglo XXI será el de la conquista del universo, para lo que harán falta pilotos, guías turísticos e incluso arquitectos espaciales.

Desaparecerán profesiones
como cajero
o piloto de combate 

'A medida que el turismo espacial vaya en alza, la gente querrá estar cómoda en el espacio', explica Regina Peldszus, una de las pioneras de la arquitectura estelar. A sus 27 años, Peldszus recrea cómo serán los habitáculos de los cohetes del futuro desde su despacho en el Centro de Diseño Aeronáutico de la Universidad de Kingston, en Londres. Para ello, esta alemana de nacimiento y británica de adopción se inspira en sus tres películas de ciencia ficción preferidas: 2001, de Stanley Kubrick; Solaris, de Andrei Tarkovsky; y Alien, de Ridley Scott. Su imaginación le ha valido la nominación como una de los 25 diseñadores que cambiarán la arquitectura en 2010, según la prestigiosa revista inglesa Blueprint Magazine. A pesar de que su profesión parece de otro mundo, su principal objetivo es más que mundano: conseguir que viajemos cómodos al espacio.

Otro reto al que nos enfrentaremos en los próximos años, este más cercano a la sociedad actual, será el progresivo envejecimiento de la población. El estudio The future at Work, elaborado por el Departamento de Trabajo de EEUU y la corporación Rand, anuncia que la principal economía del mundo será la primera en enfrentarse al problema. La llegada a la edad de jubilación de la generación de los baby boomers, nacidos entre 1946 y 1960, forzará la aparición de especialistas médicos en la tercera edad. No sólo se limitarán a cuestiones clínicas, sino también a la salud mental, psicología o ejercicio físico.

La nanotecnología o la educación
on line serán filones de empleo

En cualquier caso, muchos trabajadores actuales quizá comprueben al jubilarse que su trabajo ya no existe. 'Vamos a vivir un enorme cambio en el mercado laboral. Algunos trabajos desaparecerán y otros sobrevivirán, pero con enormes cambios', adelanta el consultor y futurólogo estadounidense Alvin Toffler, autor de los libros Future Shock y Revolutionary Wealth.

Entre los trabajos que Toffler da por extinguidos para 2030 se cuentan el de cajero de supermercado, que será sustituido por las cajas automáticas y el dinero digital, o el de dependiente de tienda de discos, a quienes las descargas de Internet ya han empezado a jubilar antes de tiempo. Otros, como los pilotos de combate, deberán reciclarse en capitanes de aeronaves espaciales y dejar las guerras para las máquinas.