Publicado: 14.05.2015 22:15 |Actualizado: 15.05.2015 08:00

El nido de una pareja de golondrinas, en directo desde la UAM

Una webcam localizada en un garaje de la Universidad Autónoma de Madrid, permite seguir la vida de un nido de golondrinas en directo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La golondrina común (Hirundo rustica), conocida y ligada al ser humano, está sufriendo un fuerte declive en toda Europa y en España / © Javier Milla

La golondrina común (Hirundo rustica), conocida y ligada al ser humano, está sufriendo un fuerte declive en toda Europa y en España / © Javier Milla

Una webcam localizada en un garaje de la Universidad Autónoma de Madrid, permite seguir la vida de un nido de golondrina en directo. Por segundo año consecutivo, la organización conservacionista SEO/BirdLife, ha puesto en marcha este proyecto que proporciona imágenes de cómo una pareja de golondrinas aporta material al nido y lo mantiene.

¿Cuánto tiempo tardan en incubar los huevos?, ¿la hembra incuba constantemente o abandona el nido de vez en cuando?, ¿con cuánta frecuencia se alimenta a los pollos? Son preguntas que podrán contestarse observando las imágenes del nido.

El Grupo Local SEO-Monticola lleva más de 15 años realizando un seguimiento de esta colonia que cuenta con más de 100 parejas.



El Grupo Local SEO-Monticola lleva más de 15 años realizando un seguimiento de esta colonia que cuenta con más de 100 parejas

Una webcam localizada en un garaje de la Universidad Autónoma de Madrid, permite seguir la vida de un nido de golondrina en directo. Por segundo año consecutivo, la organización conservacionista SEO/BirdLife, ha puesto en marcha este proyecto que proporciona imágenes de cómo una pareja de golondrinas aporta material al nido y lo mantiene.

¿Cuánto tiempo tardan en incubar los huevos?, ¿la hembra incuba constantemente o abandona el nido de vez en cuando?, ¿con cuánta frecuencia se alimenta a los pollos? Son preguntas que podrán contestarse observando las imágenes del nido.

El Grupo Local SEO-Monticola lleva más de 15 años realizando un seguimiento de esta colonia que cuenta con más de 100 parejas.

Es mucho lo que falta por saber aún sobre la migración de las golondrinas. Aunque es una especie que ha sido anillada con frecuencia desde hace décadas, las escasas recuperaciones en África de ejemplares marcados dan información parcial que no permiten conocer las zonas de invernada de los ejemplares de cada región.

En esta colonia, gracias a la colaboración del Grupo Ornitológico SEO-Monticola y la Universidad Autónoma de Madrid, se marcaron varias golondrinas de las cuales se recuperaron dos al año siguiente, tras un viaje de más de 7.000 kilómetros hasta zonas de sabana y bosque tropical del África occidental en Burkina Faso, Costa de Marfil, Ghana y Malí.

Todos los datos de su viaje están disponibles en la página web del Proyecto Migra, que lleva a cabo SEO/BirdLife en colaboración con la Fundación Iberdrola, y que actualmente cuenta con 544 aves marcadas de 26 especies.

Su regresión se debe a un cúmulo de factores, como el despoblamiento rural o el uso intensivo de insecticidas y otros químicos en el campo

10 millones de individuos menos en la última década

Esta especie, conocida y ligada al ser humano, está sufriendo un fuerte declive en toda Europa y en España. Su regresión se debe a un cúmulo de factores, como el despoblamiento rural o el uso intensivo de insecticidas y otros químicos en el campo, que merma su potencial reproductor y elimina su principal fuente de alimentación, los insectos.

Además, la persecución directa y la falta de lugares adecuados para nidificar en los edificios modernos contribuyen a su deterioro. Otro problema es la escasez de material para la construcción de sus nidos en algunas zonas urbanas.

Aunque desde 1990 se intuía el declive, los programas de ciencia ciudadana impulsados por SEO/BirdLife han corroborado esa tendencia. El programa Sacre (Tendencia de las Aves en Primavera) realizado por miles de voluntarios, establece un descenso de la población del 32,1% en el periodo 1998-2013.

En 2004 se calculó que había cerca de 30 millones de ejemplares de golondrina en España. Desde entonces los expertos estiman un descenso mayor del 30%, es decir, se han perdido un millón de ejemplares por año.

El descenso de las golondrinas en España es común en otras especies agrícolas. Los datos de seguimiento de 125 especies comunes desde 1998 muestran un descenso general de las especies ligadas a ambientes agrarios y un aumento de las generalistas propias de medios forestales.