Público
Público

"No puedes arriesgar vidas por esto"

José Manuel Galán, miembro del proyecto Djehuty que vivió los disturbios en Egipto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Día de la Ira en que los egipcios comenzaron su revolución fue un día tranquilo en la antigua Tebas. Su necrópolis ocupa hoy la orilla occidental del Nilo, en el lado opuesto a la moderna Luxor. Aquel 25 de enero, el equipo del egiptólogo José Manuel Galán se había reunido para celebrar 'con sangría y jamón' que su proyecto de excavación de las tumbas de Djehuty y Hery cumplía diez años. Además acababan de desenterrar unas estatuillas que presagiaban que parte del sepulcro de Djehuty se había salvado de los saqueos.

'Por la tarde estallaron los conflictos en Luxor, pero nosotros, desde nuestra orilla, no nos enteramos. Ni siquiera veíamos lo que pasaba en El Cairo porque la televisión estaba censurada', recuerda Galán. Después las cosas se torcieron más. 'La Policía desapareció y nos dijeron que venían saqueadores desde el norte; éramos una presa fácil', explica el egiptólogo, que decidió cerrar las tumbas con rejas y un muro y poner fin a la campaña 2011, en la que participaban unos 20 expertos y cien trabajadores locales.

'No puedes arriesgar la vida de otras personas por esto', señala Galán, quien, tras diez años de trabajo, afronta un futuro incierto. Los últimos cinco años, el proyecto ha sido financiado por la Fundación Caja Madrid. La entidad, sumida ahora en el proceso de fundación de Bankia, le ha anunciado que ya no aportará financiación al proyecto, que costaba unos 120.000 euros al año y que siempre ha estado pagado con capital privado. 'La culpa es en parte mía, nunca pedí financiación pública', señala Galán.

La ministra de Ciencia, Cristina Garmendia, que presentó ayer junto a Galán los resultados de la campaña, le dijo que su departamento no tiene dinero, pero le está ayudando a conseguirlo de manos privadas mandando cartas a los presidentes de posibles entidades patrocinadoras, como Unión Fenosa, según Galán. No prevé rendirse. 'Vamos a volver seguro en 2012, aunque sea con menos medios', asegura.