Público
Público

Notas al pie de Darwin

Un proyecto digitaliza los libros de la biblioteca personal del naturalista inglés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Charles Darwin leía con un lápiz en la mano y anotaba en los márgenes de los libros aquellas ideas y reflexiones que le proporcionaba la lectura. Por eso, los libros de su biblioteca particular en Down House, la casa en la que vivió desde los 33 años, están llenos de anotaciones.

El proyecto Manuscritos de Darwin (http://darwin.amnh.org), del Museo de Historia Natural de Nueva York, se ha marcado el objetivo de hacer públicos los libros que leía el biólogo para hacer accesibles sus notas a todo el mundo. 'Cuando Darwin escribía en los libros, los convertía en manuscritos científicos de gran valor', cuenta David Kohn, director del proyecto, para el que necesitó la ayuda de la Biblioteca de la Universidad de Cambridge, encargada de custodiar los libros del dramaturgo.

Hay 330 obras escaneadas, el 44% del total que tienen anotaciones

El proyecto, que tardó 18 meses en llevarse a cabo, terminó en febrero y ha consistido en la digitalización de 330 libros con un total de 174.925 páginas, de las cuales 8.344 tienen anotaciones de Darwin. Esta cantidad representa el 44% del total de los libros con notas escritas, pero Kohn asegura que los escaneados son los que contienen las anotaciones más extensas.

La colección se ha realizado con la idea de ayudar a entender cómo Darwin construyó su manera de pensar, con especial interés en el desarrollo de la teoría de la evolución. Una anécdota extraída a partir de la digitalización de sus notas se encuentra en el libro Principios de Geología, del creacionista Charles Lyell. En un episodio en el que se defienden principios antievolutivos, el biólogo escribió: 'If this were true, Adios theory!' [Si esto fuera verdad, adiós teoría]. Esto muestra la mezcla de ironía y pavor con la que leía los textos creacionistas en los tiempos previos a la publicación de la teoría de la evolución. También pone de manifiesto el uso de palabras en castellano, algo habitual fruto de los años que investigó en Suramérica.

'Lo que tenemos es una mina de oro que se acaba de abrir para su exploración, pero quién sabe qué tesoros se encontrarán', dice Kohn.

'Si esto fuera verdad, adiós teoría', escribió Darwin en un libro creacionista

De momento, y gracias a las anotaciones, ya se ha esclarecido la laguna existente desde la primera nota con evidencias evolutivas (en marzo de 1837) a la que explica la teoría (en julio del mismo año). 'Ahora sabemos que leía a Charles Lyell y John Stevens, y se observa un crecimiento en las notas que defienden la evolución', cuenta el director del proyecto. Alison Pearn, directora asociada de proyectos de la Biblioteca de la Universidad de Cambridge, cree que lo más interesante de la colección es que permitirá 'establecer relaciones' entre el libro que estaba leyendo Darwin, los experimentos que desarrollaba y sus publicaciones.

La tarea de la Bibliotecua de la Universidad de Cambridge fue la de digitalizar los libros. 'El escaneo debe hacerse página por página porque los libros son frágiles y se pueden dañar', explica Pearn. Seguir ese método para todas las páginas hbiera costado cerca de un millón de libras.

La colección ayudará a entender cómo construyó su manera de pensar

Para abaratar el proceso, buscaron ayuda en el Museo de Historia Natural de Londres que contaba con escaneos previos de otras versiones de los libros que leía Darwin, y se usaron para aquellas páginas que no contuvieran anotaciones. 'Así evitamos tener que ir hoja por hoja en aquellas partes sin anotaciones', cuenta la directora asociada.

El coste del proyecto final se redujo a unas 200.000 libras, una cantidad que fue donada por las fundaciones implicadas en el proyecto. El Museo de Historia Natural de Nueva York transcribió las anotaciones a formato electrónico, una labor delicada porque, como asegura Pearn, 'Darwin tenía una letra difícil de entender'.

Finalmente, para darle visibilidad al trabajo, los promotores utilizaron la infraestructura de la Biblioteca del Patrimonio de la Biodiversidad que, desde el pasado 23 de junio permite el acceso a la colección, de manera gratuita, a través de su página web.

La primera parte del proyecto ha finalizado, pero quieren digitalizar los libros que faltan. 'Hace muy pocas semanas que puedo trabajar con esta herramienta y ya estoy seguro de que servirá para descubrir y entender muchas cosas de Darwin', concluye David Kohn.