Público
Público

Nuevo candidato español a vacuna contra el VIH

La inmunizaciónha sido probada en animales con resultados positivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un proyecto de investigación impulsado por la Generalitat, el Institut de Recerca de la Sida (IrsiCaixa) y el Hospital Clínic ha identificado un candidato a vacuna contra el VIH, según anunció ayer en Barcelona el doctor Bonaventura Clotet, director del centro de investigación IrsiCaixa y codirector del proyecto junto al doctor Josep Maria Gatell.

Clotet calificó ayer de 'gran avance' los resultados del Proyecto de Investigación de la Vacuna del Sida (Hivacat), iniciado hace cinco años. 'Se ha hecho mucho en poco tiempo, pero no se puede ir más rápido', porque, afirmó, no se podrán ver resultados definitivos antes de dos años. Clotet explicó que Barcelona acogerá en 2013 el congreso internacional de vacunas contra el VIH. Esta es la tercera vacuna que Hivacat está probando.

Barcelona acogerá en 2013 el congreso de vacunas contra el VIH

El coordinador científico Christian Brander apuntó que falta un largo proceso hasta que se pueda probar la vacuna en el primer grupo de unas 20 personas, a pesar de los resultados satisfactorios en los ensa-yos con animales. Un fragmento de la proteína gp41 de la membrana del VIH podría ser la clave. Los investigadores han identificado ese fragmento, que quedaba 'escondido' debajo de otros evitando así las defensas inmunitarias y que, una vez expuesto por medio de una vacuna, puede ser un buen estímulo del sistema inmunológico.

En la sesión informativa estuvo presente la premio Nobel de Medicina 2008 por el descubrimiento del virus del sida, Françoise Barre-Sinousi, quien subrayó que estamos cambiando 'nuestra manera de pensar y trabajando a la vez en vacunas terapéuticas y profilácticas'.

Julià Blanco, del IrsiCaixa, explicó que trabajan con métodos para destruir las células infectadas y evitar que se repliquen, además de con anticuerpos neutralizantes. Blanco explicó que la dificultad de crear la vacuna se encuentra en el hecho de que la variabilidad del VIH en una sola persona es superior a la del virus de la gripe en toda una infección global.