Público
Público

Obama califica el vertido de '11-S' medioambiental

BP presenta un nuevo plan para triplicar la recogida de crudo a final de este mes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Del mismo modo que el 11-S marcó profundamente la visión de nuestra vulnerabilidad y nuestra política exterior, pienso que este desastre marcará nuestra manera de pensar sobre el medio ambiente y la energía'. Así hablaba el presidente Barack Obama a la revista Politico en referencia al petróleo que se vierte al golfo de México desde la explosión de la plataforma de BP Deepwater Horizon el 20 de abril. El presidente de EEUU viajaba ayer por cuarta vez a la zona afectada y esta noche se dirigirá a la nación por televisión.

Mañana, Obama se reunirá con directivos de BP, a los que pedirá que la compañía abra un fondo de gestión independiente dedicado a pagar los daños del derrame. La presión de la Casa Blanca sobre la petrolera británica ha cuajado en un nuevo plan de acción contra el vertido, con el que BP respondía ayer al ultimátum de 48 horas lanzado el sábado por el Gobierno de EEUU.

El documento prevé la instalación de una capacidad de recogida de 50.000 barriles diarios el triple de la actual para finales de junio. A la campana actual, que recoge unos 15.000 barriles al día, se unirán tres buques y una nueva tubería. A mediados de julio, BP espera cosechar hasta 80.000 barriles diarios.

La compañía seguía ayer cayendo en bolsa, un 9,3% en Londres y al cierre de esta edición alrededor de otro 9% en Wall Street. La desconfianza de los inversores radica en las dudas sobre si BP congelará el reparto de dividendos. Una fuente de la petrolera informó a Reuters de que se estudia una demora de los pagos, pero no su cancelación. La empresa ya ha gastado en el vertido unos 1.600 millones de dólares.

BP sufre además una amenaza de aislamiento por parte del sector. Un ejecutivo de Chevron dijo a The Wall Street Journal que el accidente del 20 de abril fue 'evitable', y según Financial Times, otras petroleras seguirán el mismo ejemplo hoy ante el Congreso de EEUU, por temor a que el Gobierno prolongue la moratoria de prospección decretada tras el accidente.